POLITICA DUEÑO DE CAMPOS Y CABALLOS

Atila, el bonvivant detrás de la venta del jefe de los espías

El singular empresario brasileño Atila Reys Silva fue señalado por Gustavo Arribas como la persona que le compró el departamento que justificó los giros de dinero vinculados al caso Lava Jato.

Fierros. Reys Silva tiene varias empresas, y afición por las motos de alta cilindrada y Ferrari.
Fierros. Reys Silva tiene varias empresas, y afición por las motos de alta cilindrada y Ferrari. Foto:facebook
Desde San Pablo

Cincuentón, fanático de Ferrari, millonario, bonvivant y casi un fantasma, para los vecinos de su departamento de San Pablo. Atila Reys Silva pasa la mayor parte del tiempo en el estado brasileño de Minas Gerais, donde están registradas sus tres empresas y su granja de cría de caballos. Ahí, en una ciudad pequeña de Minas, también arrastra una pelea judicial con el municipio. Reys Silva es quien declaró, el 19 de enero pasado y a pedido de Gustavo Arribas, haberle pagado 70 mil dólares a cambio de unos muebles.

Si bien fue presentado como el comprador del departamento paulista del jefe de la AFI, número 252 y ubicado en Rua Diogo Jacome 518, lo cierto es que este empresario brasileño no parece haberlo ocupado. Al menos no lo hizo en el último tiempo.

El inmueble tiene 157 metros cuadrados, más un garaje privado; y forma parte de un complejo de dos torres, ubicadas en el barrio exclusivo de Vila Nova Conceicao. Tanto los vecinos de Reys Silva, como los empleados del condominio no lo identifican, y nunca escucharon hablar de él.

Misterios. En realidad, su nombre ni siquiera figura en la escritura presentada por Arribas hace casi diez días. En el título de propiedad aparece como compradora una empresa: Orion Brasil Construcoes e Empreendimentos Imobiliarios LTDA-EPP, fundada en 2001, con un capital declarado actualmente de 200 mil reales. Esa constructora está registrada en Brasil a nombre de Pedro de Souza Reys y Paloma de Souza, hijos de Atila, de 20 años de edad.

El director de la Agencia Federal de Inteligencia dijo que la venta se hizo en agosto de 2013. Pero la escritura que difundió se firmó más de dos años después: el 17 de diciembre de 2015, cuando ya había sido designado por Mauricio Macri al frente de la ex SIDE. La operación inmobiliaria, según consta en el documento, se hizo por 1.500.000 reales: casi US$ 500 mil.

Disputa. La constructora Orion Brasil está inscripta en Lamington, un municipio de menos de 4 mil habitantes en Minas Gerais. Ahí, Atila Reys Silva tiene un campo de casi 37 mil metros cuadrados. Dedicado a la cría de caballos, ese terreno le generó un conflicto legal con el municipio que llegó hasta el Tribunal Supremo: el empresario se resiste a una expropiación para agrandar la carretera que conecta Lamington con otros municipios del sureste de Minas.

Los dos hermanos son socios en una segunda empresa familiar: Over Comunicacao e Publicidade, dedicada desde julio de 1999 a la publicidad audiovisual. Desde su fundación, sin embargo, la compañía no cuenta con trabajos conocidos en el mercado brasileño.

Según la versión de Arribas, Atila Reys Silva fue el verdadero comprador de su departamento, con los muebles incluidos.

“El 26 de septiembre de 2013 pagué en moneda extranjera la cifra de US$ 70 mil a Gustavo Héctor Arribas, por los muebles que integran el inmueble de Rua Diogo Jacome 518”, declaró Reys Silva en una nota, hecha a la vuelta de un viaje en crucero. Y también el brasileño habría elegido la modalidad para concretar el pago de 70 mil dólares por los sillas, mesas, cortinas y cuadros.

Por decisión de Reys Silva, según explica el escribano de Arribas, la operación se hizo a través del operador financiero Leonardo Meirelles. ¿Quién es Meirelles? El encargado de girar coimas en el caso Lava Jato, a pedido de la constructora brasileña Odebrecht.


En el edificio paulista nadie lo recuerda

En el 252 del lujoso edificio Upscale de San Pablo nadie contesta el timbre. Se trata del departamento que era propiedad del titular de la Agencia Federal de Investigaciones, Gustavo Arribas. El condominio Upscale se encuentra en una de las zonas más acomodadas de la ciudad brasileña, el barrio de Vila Nova Conceição. Y cuenta con fácil acceso al principal pulmón verde paulista, el Parque de Ibirapuera. Entre los asiduos visitantes del parque se encuentra el señalado como nuevo propietario del piso, el empresario brasileño Atila Reys.

Personal de seguridad que trabaja desde hace años en el edificio, ubicado en la calle Diogo Jacomé 518, dijeron a este diario no conocer al empresario brasileño, quien, según Arribas, viviría en ese piso. Los trabajadores del edificio, además, contestaron no recordar a Arribas como uno de los vecinos. El Upscale es un edificio con servicios de hotelería. El alquiler mensual puede variar entre 4.600 y 6.900 dólares (ver página 6).



Andrés Fidanza / Rakal D’Addio