POLITICA EN UN ESCENARIO DE REELECCION PRESIDENCIAL

Aun antes de las elecciones, ya largó la pelea por el vice de Macri para 2019

Stanley suena con fuerza para ir al lugar que hoy ocupa Michetti. Otros que figuran con chances son Peña, Frigerio y algún gobernador del radicalismo, como Cornejo.

Nombres en danza: Michetti, Stanley, Peña, Frigerio, Cornejo.
Nombres en danza: Michetti, Stanley, Peña, Frigerio, Cornejo. Foto:Cedoc

Aunque todavía faltan dos semanas para las elecciones, en la Casa Rosada muchos funcionarios ya están pensando en 2019 bajo una hipótesis: la reelección de Mauricio Macri.

En ese marco, aparecen los primeros nombres para una fórmula presidencial de Cambiemos. Especulaciones, por ahora, pero que permiten trazar un panorama de cómo está observando el poder macrista el futuro del espacio.

La primera que suena con fuerza en la mente del Presidente y sus asesores es Carolina Stanley, la ministra de Desarrollo Social y quien construyó un vínculo privilegiado tanto con Macri como con su mujer, Juliana Awada. Stanley tiene varias ventajas comparativas, en los ojos del Presidente.

En primer lugar, pasaría sin problemas el filtro del tridente de poder conformado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. En segundo lugar, permitiría a Macri volver a la “pareja” que ya dio buenos frutos con Gabriela Michetti (en 2007 y en 2015) y con la propia Vidal en 2011. En tercer lugar, Stanley tejió un vínculo personal con Awada, con quien habla de manera regular y hasta comparten las recorridas visitando mujeres líderes y centros de primera infancia. Juliana, confían en el macrismo, la considera una amiga más.

Algo similar ocurre con el poderoso vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, quien suele mimarla en medio de las disputas con las organizaciones piqueteras. A veces las cenas que comparten, con las parejas incluidas, amenizan el trabajo diario del gabinete social.

La ministra Stanley comenzó trabajando en la fundación Sophia, que animó Larreta a mediados de los 90, y su primera jefa en el área social fue la joven Vidal. Juntas trabajaron con Macri en el primer proyecto social de su carrera: la fundación para chicos en situación de calle y personas carenciadas de Boca Juniors.

Otra posibilidad es que el compañero de fórmula sea el propio Peña, tal como propició el jefe de Gabinete en 2015 con apoyo de Jaime Duran Barba. En ese entonces, Macri privilegió que pudiera ocuparse de la campaña y también hizo caso a su mejor amigo, el empresario Nicolás Caputo, quien confió en Michetti.

Cerca de Peña afirman que no lo ven dejando el lugar de jefe de ministros, donde goza de una centralidad única en el esquema de gobierno. Otras voces afirman que ser vice sería una buena ocasión para colocarse como un “presidenciable” natural en 2023.

Otro nombre que corre en los pasillos de la Rosada es el de Rogelio Frigerio, ministro del Interior y quien se ocupa de las relaciones políticas con gobernadores y oposición. Aunque en 2019 la provincia de Entre Ríos podría ser su destino: Macri quiere tener su liga de gobernadores para su segundo período.

Otras dos opciones amanecen: que el Presidente repita con Michetti (hoy con pocas chances) o bien que elija algún aliado del radicalismo, por caso el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, un habitué de los “picaditos” de Olivos (un jugador áspero) cuando está en Buenos Aires.