POLITICA INICIATIVA

Avanza proyecto para crear una Corte regional contra el crimen transnacional

Trata de personas, lavado de activos y bandas de narcos, podrán ser juzgados por un tribunal internacional. Las claves para cortar con la connivencia de la política y las fuerzas de seguridad. El ejemplo Pérez Corradi. Video.

Grupo Halcon
Grupo Halcon Foto:Dyn
Corte Penal Latinoamericana y del Caribe contra el Crimen Transnacional Organizado (Copla). La sigla, que a simple lectura parece una cuestión burocrática como tantas otras, apunta a uno de los grandes problemas que existen en la Argentina y el resto de América Latina: la inseguridad. Más allá de la presencia de efectivos en las calles, muchas veces la convivencia de la política y las fuerzas de seguridad en el mismo terreno con las bandas a las cuales hay que perseguir, hace que afloren complicidades o amenazas. Una corte transnacional con decisión propia, pero avalada por los países miembros, cambiaría radicalmente la ecuación.

El escritor, periodista y exdiputado de la Nación, Fernando Iglesias, es uno de los dirigentes que lleva adelante la iniciativa. En diálogo con PERFIL, explicó los alcances del proyecto, los tiempos políticos para que la idea se concrete y que nivel de aceptación cuenta la idea en el resto de los países:

PERFIL: - ¿Qué significa COPLA? 

- La sigla es por la Corte Penal Latinoamericana y del Caribe contra el Crimen Transnacional Organizado. Todo eso es lo que está atrás que es el gran problerma de la región: La inseguridad. Atrás de la pistola que nos aputa o la entradera, hay toda una larga organización criminal que tiene que ver con el narcotráfico, la trata de personas, el lavado de activos y las bandas que llevan adelante todo esto, que no son más bandas locales. El Cartel de Medellín era el cartel de una ciudad, se hizo una mafia de escala colombiana y hoy está en toda Latinoamérica. Proponemos la creación de una Corte que actúe cuando las justicias y fuerzas de seguridad nacionales no puedan con este delito porque los mecanismos transnacionales de lavado de dinero, ocultamiento de criminales, trata de personas, son mecanismos del crimen organizado que nos afectan directamente, son regionales y globales y la Justicia y las fuerzas de seguridad son solamente nacionales. Entonces queremos crear una corte y debajo de ellos una fuerza de seguridad que trabaje en escala regional para que sea más efectivo.

- ¿Qué apoyo político tuvieron hasta ahora en el país?

- La campaña es muy fuerte en la Sociedad Civil. Pero tuvo apoyos políticos fuertes. El año pasado la entonces senadora Gabriela Michetti presentó un proyecto de resolución que fue aprobado por unanimidad. Es un problema que trasciende a la Derecha o Izquierda. La gran división es quienes son corruptos y cómplices y los que queremos que esto se termine. Este año hubo una nueva resolución de Diputados, que presentó el radical Mario Negri y firmada por muchos de Cambiemos y no del espacio, como Margarita Stolbizer, pidiéndole al Poder Ejecutivo que tome cartas en el asunto. Hubo buena acogida en el Poder Ejecutivo. Firmantes de la campaña son el ministro de Justicia, Germán Garavano, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, la jefa de OA, Laura Alonso.

- ¿Si esto se concreta, sería una Corte independiente de cada país que trataría un caso de, por ejemplo, crimen organizado, me imagino una banda de narcos en Buenos Aires que sean de otro lado, lo detienen fuerzas nacionales y este tribunal comenzaría a actuar?

- La idea de la Corte está orientada a desarmar las organizaciones por arriba, por la cúpula. Nosotros cometemos el error de preocuparnos por abajo, es decir más patrulleros, más policías y cada vez hay más crimen. Entonces hay que desarmar la organización. Y solo puede actuar después de la Justicia nacional. Solamente si esa Justicia y la fuerza de seguridad no actúan porque no pueden o no quieren, según la formula del Derecho Internacional, solo en ese caso actúa la Corte. El gran problema es la connivencia entre las mafias y la política local, la justicia local y las fuerzas de seguridad. El mecanismo internacional permite que una corte fuera del alcance de las mafias pueda tomar acción.

- ¿E investigar en todo su tramo?

- Solo si se demuestra en una serie de mecanismos a establecer en un estatuto que la justicia nacional no se quiso ocupar del caso. Los mecanismos pueden ser muchos, de un propio gobierno que dice "no podemos con esto, me excede" o un poder dentro del país que piense esto, mayoría de dos tercios de una cámara o mayoría simple de ambas cámaras.

- Me imagino otro caso. Por ejemplo el de Pérez Corradi cuando estaba en Paraguay y la Argentina comenzó un proceso burocrático de extradición. Si ambos trabajaran en conjunto con este tribunal, supongo que eso sería más rápido.

- Eso es lo que pasa. Los criminales se mueven en el siglo XXI. Cruzan las fronteras, se refugian en otros países, tienen redes digitales, un hombre se instala en Buenos Aires, pone Skype y maneja una banda en Colombia. Mientras tanto las justicias nacionales envían exhorto de papel que caen en un escritorio. Es el Siglo XXI contra el XIX. El caso de Pérez Corradi es eso. Argentina y Paraguay hace 20 años que están en Mercosur. Y sin embargo un argentino detenido en Paraguay podía haber pasado años sin extradición, porque Pérez Corradi está acá porque decidió venir, sino eran años de consideración. Y mientras pasa eso, se destruyen pruebas, se escapan los cómplices.

- Cuándo hablamos de los detenidos, muchas veces hay complicidades. El ejemplo de la Triple Fuga a comienzos de año. ¿Estos detenidos podrían estar en cárceles de otro país para evitarlo?

- Si, por ejemplo. Una cosa básica es esa. México tenía el problema con el Chapo Guzmán. Lo metían en la cárcel y se escapaba. Entonces, ¿no es mas razonable en vez de estar ahí, estuviera en Brasil o Chile? ¿No sería más difícil escapar? La cooperación internacional entre los países para combatir las mafias puede ayudar a solucionar problemas por esto. Es muy dificil combatir cuando las mafias y los poderes judiciales y políticos son del mismo barrio. Están todos ahí.

- No solo por complicidad, sino también por amenazas.

- Claro. Es fácil llegarle a un juez, a un comisario y ponerle una pistola en la cabeza y una valija con dinero. Si esa fuerza está en otro país, por ejemplo, Estado miembro designa un juez y un fiscal propios para la Corte. Lo propone y el resto de los países por mayoría simple lo acepta o lo rechaza. Ejemplo básico. Si ponen preso a un argentino, los que lo juzgan y lo persigue no sean fiscales argentinos ni valga el voto de un juez argentino. Sino que sea por fiscales y jueces de otro país. Esto hace más difícil el mecanismo de amenaza y corrupción.

- Vuelvo a la Triple Fuga. Si esto fuera con la Corte internacional, ¿el encargado de dar la orden de capturarlo sería este órgano?

- Eso demostró que la cercanía entre las mafias y las fuerzas de seguridad es muy alta. Entonces hay que romper eso. Es un largo proceso, pero algo básico es que cada país ponga a disposición de la Corte una fuerza de élite y una prisión de alta seguridad. Puede ser el Grupo Halcón, además de seguir trabajando acá. Entonces cuando la Corte diga "vayan y detengan a ese tipo en Argentina", no pase por la Bonaerense con todas las filtraciones, sino al Grupo Halcón directamente. Y así con los otros países. Seguro, no hay nada acá, pero es más efectivo.

- La información de prófugos, bandas, ¿eso también se compartiría en esa Corte?

- En una segunda instancia la Corte debería crear una agencia regional contra el crimen organizado que tendría muchas funciones, por ejemplo la protección de testigos. Atrapamos a Fariña y es un testigo protegido. ¿Dónde lo ponemos? En donde lo pongas en Argentina, se filtra. Entonces lo ponemos en Chile. Es lo que hacen los narcos colombianos. Cuando los persiguen, no se esconden en Colombia, sino en Argentina. Ese mecanismo lo puede seguir la Corte. También el intercambio de información. Hoy está cerrada en compartimientos estancos de las justicias nacionales. ¿Por qué motivo si las bandas son regionales? La burocracia y la lentitud. En las villas están la banda de los peruanos contra los paraguayos. ¿No tendrá la Justicia de alguno de esos países información de estos tipos? Eso debería estar online en un circuito cerrado a disposición de las fuerzas de seguridad.

- ¿Qué recepción tuvo la iniciativa en otros países de Latinoamerica?

- Como director de la campaña hice algunas giras. Fui dos veces a México, país fuertemente afectado que muestra que el gran problema de los Derechos Humanos hoy tiene menos que ver con la violencia política y más que ver con el crimen organizado. Se habla de entre 30 y 60 mil muertos y desaparecidos en 10 años por temas vinculados al crimen organizado. También estuve en Chile, en Lima, en Bogotá y las organizaciones de la Sociedad Civil lo han tomado rápidamente. También las organizaciones feministas que tienen el tema de la  Trata. El proyecto es que la Corte invoque una convención de la ONU, la convención de Palermo, Sicilia que fue hecha contra el crimen organizado y que todos los países de la región ya se adhirieron.

- ¿Lavado de dinero?

- También. Y nos metemos en un gran drama que es la corrupción política porque los que lavan dinero no lo hacen en su país, sino afuera y al hacerlo es un crimen trasnacional organizado. Esta corte haría que por ejemplo la Ruta del Dinero no la investiguen los periodistas, sino una corte, un fiscal y equipo competente.

- La denuncia de Carrió de lavado era de 2008.

- Si, ahí hay un punto importante. Siempre la primera instancia la tiene la Justicia nacional. Hay respeto por la soberanía. Pero también se establecen tiempos, cuando hay casos de evidente impunidad, a través de mecanismos a discutir en un estatuto.

- El caso de los Panamá Papers. Hay una investigación. Actúa con la Justicia argentina pero en caso de que pasen los tiempos y no se observe ningún avance por complicidad o falta de herramientas, ahí podría actuar.

- Si. En todos los casos hay una formula en el Derecho Internacional que es de rito que describe este mecanismo que es la complementareidad. La Justicia sería completementaria de la nacional .La fórmula es que cuando no quiere o no puede, en ese caso actúa. Sería un paso adelante para terminar con la impunidad.

- ¿Qué tiempos políticos manejan?

- El 6 de diciembre a las 18 horas en el CARI, uno de los think tank más prestigios de nuestro país se presenta la iniciativa de la campaña y el estatuto. Hay un proyecto de como se regiría una corte de este tipo a la que los países pueden adherir. Ese sería el siguiente paso. Estamos proponiendo que forme parte del proyecto de Justicia 2020. Estará en la página de la COPLA. ahí se podrá ver todo, los adherentes.

- ¿Va a estar el presidente?

- No está previsto, pero si Michetti, Garavano y Bullrich, es decir los ministerios competentes, Justicia y Seguridad.