POLITICA


Báez acusó al juez Casanello de encabezar una "venganza popular"

El empresario K procesado por lavado de dinero presentó un escrito ante la Justicia y criticó al magistrado que entiende en la causa.


Foto:DyN

El empresario kirchnerista Lázaro Báez, procesado por lavado de dinero, se presentó a declarar y apuntó contra el juez Sebastian Casanello, a quien acusó de encabezar una "venganza popular" en su contra.

En un escrito que presentó Báez -al cumplir un mes detenido- ante la justicia, sostuvo que Casanello encabeza una "venganza popular" en su contra, a través de los "procedimientos inquisitivos", que implicaron su detención, allanamientos y la incautación de sus bienes, según informó la agencia DyN.

El dueño de Austral Construcciones llegó a primera hora desde la cárcel de Ezeiza y cerca de las 10 de la mañana fue trasladado al cuarto piso, al despacho de del magistrado acompañado por sus abogados. Según indicó TN, Báez también hizo referencia a "las fantasiosas afirmaciones del imputado Fariña".

Además de apuntar contra el magistrado y el fiscal Guillermo Marijuan, ambos a cargo de la causa, por la persecución en su contra, el empresario se quejó porque en la cárcel no le llega correctamente la medicación de que se necesita para sus problemas de diabetes e hipertensión y luego volvió a prisión.

"Se da respuesta a una exigencia mediática de castigo cuya virulencia parecería legitimar el conjunto de medidas infundadas que lastiman los derechos y garantías constitucionales más básicos, como la libertad, el patrimonio, la propiedad, el debido proceso y la inocencia", dijo.

Y añadió: "Este proceso conserva más similitudes con los métodos de la sagrada inquisición para el "juzgamiento" de culpables que con uno de la actualidad. La hoguera mediática alimentada por distintos actores, incluso judiciales, a diario, no está exenta del tratamiento referido. El legajo seguramente será calificado en el futuro como el Malleus Maleficarum de la actualidad. Así será evocado y recordado dentro de pocos años".

Criticó a Casanello por su "arbitraria selección de palabras" que conformaron su imputación sin "pruebas en el expediente que admitan" una "imputación penal", pero remarcó que su acusación "no identifica nada" sino que solo "se describe una operación financiera que, observada desde la actualidad normativa, no constituye infracción alguna al ordenamiento legal", a lo que se les suma "en forma arbitraria y caprichosa, una consideración general de ilicitud de los fondos utilizados para llevar adelante esa operación".

"Me han informado que mi palabra, en esta situación, está íntimamente vinculada a la posibilidad de ser oído, de defenderme. Sin embargo, le pido al juez que antes de convocarme a defenderme de algo, describa ese "algo" como un acontecimiento ilícito. Y si sucede como en el caso, que no lo puede hacer, directamente le solicito -por expresa imposición de la ley- que no me convoque", advirtió.



Redacción de Perfil.com