POLITICA

Báez presiona para que la causa Hotesur pase a Santa Cruz

La Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, que tiene en su jurisdicción a Santa Cruz, quiere hacerse cargo de la investigación del juez Bonadio.

PERFIL COMPLETO

Foto:CEDOC.

El juzgado de Claudio Bonadio enfrenta una renovada presión para que la causa por Hotesur, la firma investigada por presunto lavado de dinero y que tiene a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como una de sus dueñas, pase a la justicia de Santa Cruz. La Cámara Federal de Comodoro Rivadavia dio el primer paso al pedirle información a Bonadio sobre la causa.

Hoy, un día después de que se supiera que Bonadio sería confirmado al frente de la investigación por el tribunal de Casación -máxima autoridad penal del país-, se filtró en Comodoro Py un escrito del abogado del empresario Lázaro Báez, en el que le solicita al juez federal que explique las razones por las cuales no contestó el oficio de la Cámara de Comodoro Rivadavia.

En el escrito se le recuerda al juez que “recibió proveniente de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia un oficio donde le solicita información sobre el objeto procesal de esta causa y, concretamente, que explicite las razones por las cuales este expediente se encuentra tramitando aquí, en jurisdicción de esta ciudad de Buenos Aires”. Y la defensa de Báez le pide una respuesta “en forma urgente”.

El empresario quiere que la causa no esté más en las manos de Bonadio, al igual que la sobrina de la presidenta, Romina Mercado, que recusó al magistrado.

El Gobierno nacional estaba al tanto del requerimiento del expediente que se hizo desde la Patagonia. El argumento, avalado por la Casa Rosada como si fuera parte querellante en la causa, es que el supuesto delito del que se acusa a Báez y a Cristina Kirchner se habría cometido en Río Gallegos, no en la Ciudad de Buenos Aires. “Coincidimos en que es un delito federal, pero tiene que ser investigado por la justicia federal de Santa Cruz”, explicó un funcionario a Perfil.com. En esa tierra, los Kirchner son profetas.

Según publicó en 2013 el diario La Nación, el empresario kirchnerista Lázaro Báez alquilaba a precios irrisorios habitaciones a los hoteles de la familia presidencial aunque éstas no se utilizaran. La causa Hotesur empezó como una averiguación por irregularidades en los registros de la sociedad que regentea los hoteles presidenciales, pero luego Bonadio puso el foco en el presunto delito de lavado de dinero. Hay, además, una causa conexa a esa que la lleva adelante el juez en lo penal y económico, Javier López Biscayart.

En la Casa Rosada, esa causa activó las alarmas. Es que Bonadio empezó a investigar al hijo de la presidenta, Máximo Kirchner, porque firmó los últimos balances de la sociedad. En los pasillos de los tribunales se decía que era cuestión de semanas para que Bonadio llamara a indagatoria al primogénito de los Kirchner. Algo que se trabó cuando Romina Mercado, sobrina de la mandataria y presidenta de la sociedad, recusó al magistrado.

En Comodoro Py trascendió que dos de los tres jueces de la Cámara de Casación están dispuestos a avalar la continuidad del juez federal en la causa Hotesur. En estos días se difundirá el fallo. Si es así, el magistrado deberá lidiar ahora con la proveniente de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia y de la defensa de Lázaro Báez.

 

(*) Editor Jefe y Redactor de Política de Diario Perfil. Especial para Perfil.com



Damian Nabot y Mariano Confalonieri