POLITICA

Berni fue maestro de una inusual clase de karate

Por Ezequiel Spillman | El funcionario dio muestras de su destreza en artes marciales frente a setenta chicos de las villas 15 y 20.

PERFIL COMPLETO

Foto:Pablo Cuarterolo

Setenta chicos de las villas 15 y 20. Un club de barrio en Piedrabuena, Villa Lugano. Todos con sus trajes denominados “karateguis”, en un tatami, el tapiz acolchado para practicar artes marciales. Al frente, un particular maestro: el secretario de Seguridad, Sergio Berni, quien se tomó un par de horas para volver a su viejo amor, el karate, mientras a su alrededor se definían las candidaturas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El funcionario, fiel a su estilo protagónico, dio una clase en el marco de un plan llamado “Deporte para la inclusión” con la idea de que, para fin de año, unos mil chicos de barrios carenciados tomen clases gratuitas de karate. El plan es dirigido por la funcionaria Agustina Propato y arrancó en un colegio de la Villa 20, continuó en la Villa 15 y seguirá en el barrio Cildáñez. El promedio de edad es de 10 años y lo coordina Hernán Canavessi, con quien Berni practicaba 25 años atrás.

En los últimos días, Berni se transformó en uno de los mayores críticos de la negativa de Florencio Randazzo a presentarse como candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires. “Le hizo mucho daño al proyecto”, afirmó. Durante una pausa de su participación en la clase de karate, Berni aprovechó para elogiar la fórmula Scioli-Zannini. “Fue una decisión que celebramos todos los kirchneristas. Me puso contento por el proyecto y por Carlos que, además es un gran ser humano. A nosotros nos llena de orgullo que esté donde está”.

“El karate no es sólo un deporte, es un arte marcial, es el cultivo del espíritu, los valores que tiene el deporte; y la política es la lucha por el poder público. Son dos cosas distintas, pero lo que estamos haciendo es devolviendo a la sociedad lo que me ha permitido cuando era chico”, aseguró Berni a PERFIL. “Empecé a practicar de muy chico, integré el seleccionado argentino, viajamos por el mundo, y me ha permitido formarme no sólo físicamente sino espiritualmente, que es lo que más vale”, apuntó. Berni fue campeón argentino con la escuela Shotokan.



Ezequiel Spillman