POLITICA

Bonadio: un magistrado con conexiones

Por Ezequiel Spillman. Los vínculos políticos del juez son algunas de las causas de los cuestionamientos del kirchnerismo en su contra.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Llegó temprano a su oficina en el cuarto piso de Comodoro Py. Casi no se movió de su despacho, monitoreó la declaración de una testigo, y pasado el mediodía se retiró, solo. Haber allanado el jueves las oficinas porteñas de Hotesur, empresa de Lázaro Báez que administra un hotel de la familia Kirchner, fue un golpe al corazón del poder. Y el juez federal Claudio Bonadío lo sabía.

Con buenos nexos con el Frente Renovador y con el PRO, el magistrado se limitó a explicar: “Sólo puedo decir que estamos analizando toda la documentación”. Fue cuando PERFIL lo encontró saliendo de su oficina, cerca de las 14 horas. Se lo podía ver visiblemente cansado.

A cargo del juzgado federal N.11, es un hombre activo políticamente. Junto al ex intendente de Tigre compartió una conferencia organizada por la Fundación de Estudios Políticos, Económicos y Sociales para la Nueva Argentina (FEPESNA). Allí se lo vio al lado de Massa. En Tribunales es un secreto a voces la buena relación con el líder del Frente Renovador, incluso se especula con el cargo que podrían ocupar. FEPESNA cuenta en su directorio como vicepresidente a Rodolfo Daer, sindicalista del gremio de la alimentación y diputado del massismo.

Sus años en Tribunales lo ayudaron a entablar un buen vínculo con Guillermo Montenegro, el ministro de Seguridad del PRO, y ex juez federal. Junto al fiscal de la causa de Hotesur, Carlos Stornelli, los tres comparten la pasión por Boca. No es casualidad que Bonadío suela usar a la Política Metropolitana. En el PRO dicen que, según les relató el juez, trabajan mejor “técnicamente”. En el caso del último allanamiento con otro objetivo claro: que no se filtre hasta la Casa Rosada.

Hace tres meses participó de las jornadas contra el Narcotráfico que había organizado el legislador Daniel Presti (ex secretario del juzgado de Montenegro). Allí Bonadío acusó al Gobierno de no tener mayor “decisión política” para combatir el narcotráfico. Pero este no fue el único encuentro “social” entre ambos. En mayo estuvo en el cumpleaños 50 de Daniel “el Tano” Angelici, presidente de Boca y operador judicial macrista, en el Hotel Hilton.

Aunque su relación con el kirchnerismo no fue buena, el Gobierno nunca dejó de protegerlo en el Consejo de la Magistratura y evitó que prosperaran los más de 45 pedidos de juicio político en su contra en los últimos diez años.



Ezequiel Spillman