POLITICA

Boudou lo hizo: fue el encargado de oficializar la estatización de la Universidad de las Madres

Por Luis Gasulla (*) | Con la firma del vicebiprocesado, el Ejecutivo tomó control de la universidad de Hebe. Qué cambios habrá en la institución.

PERFIL COMPLETO

En el número 33.007 del lunes 10 de noviembre del Boletín Oficial, se publicó la ley 26.995 que oficializa la creación del Instituto Nacional de Derechos humanos “Madres de Plaza de Mayo”. Como anticipó Perfil.com, en exclusiva, el gobierno nacional estatizó la Universidad Popular de Hebe de Bonafini y se hizo cargo de sus activos y sus pasivos. En el artículo 4º se especifica que será el Poder Ejecutivo quien instará “los cursos de acción que resulten accesorios para instrumentar la transferencia de las carreras y programas educativos de la Universidad Popular “Madres de Plaza de Mayo”, así como de los alumnos, personal docente, no docente, directivos, bienes muebles e inmuebles”.
 
La ley señala que el Instituto se guiará por el régimen jurídico aplicable a las instituciones y que se crearán carreras vinculadas con la temática derechos humanos pero “sin generar duplicidad de esfuerzos y procurando en todo momento el aprovechamiento de la experiencia universitaria nacional”.

La Universidad de las Madres, actualmente, dicta tres carreras –Abogacía, Trabajo Social e Historia- que también las ofrece la Universidad de Buenos Aires. La duplicidad ya es un hecho. Sin embargo, la aclaración final del artículo 3º, abre la posibilidad de que otras universidades utilicen las instalaciones de la Universidad creada por Vicente Zito Lema, entre otros, a fines de 1999. La decana de la facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata y el vicegobernador, Gabriel Mariotto, están muy interesados en diseñar la carrera de Periodismo y Comunicación. Bonafini prometió que esa carrera comenzará a dictar clases en el 2015 para combatir a los “monopolios mediáticos”.  
 
En el artículo 6º se oficializa la conformación de un concejo consultivo integrado “por personalidades destacadas en el campo de la defensa de los Derechos humanos, los que serán designados por el Poder Ejecutivo” (SIC). Como anticipó el psiquiatra Alfredo Grande, exdocente de la Universidad, “el Instituto, posiblemente, sea una especie de secretaría del gobierno”. La dependencia de Hebe de Bonafini, como referente de la Universidad, al oficialismo, será total. En ese punto se especifican las tareas de ese concejo consultivo: 1) definir el marco filosófico y conceptual, 2) supervisar y garantizar la concepción democrática y republicana, 3) supervisar la implementación de los docentes, entre otras.
 
Burocracia y más plata. En el artículo 7º, el Boletín oficial firmado por Amado Boudou, menciona que “las partidas presupuestarias para la creación y funcionamiento del Instituto surgirán de las reasignaciones correspondientes que realice el Poder Ejecutivo nacional en el Presupuesto Nacional del año 2013, o en su defecto, de las partidas que se asignen en el ejercicio fiscal siguiente”. El presupuesto original, aprobado por el Congreso, suele modificarse de forma discrecional y arbitraria por Cristina Fernández de Kirchner.

Es más, en el artículo siguiente, el Poder Ejecutivo explicita que, asignará, “por única vez, una partida presupuestaria para atender los gastos emergentes de la implementación del Instituto”. Nada indica cuáles son ni, mucho menos, cuál su naturaleza. Hebe de Bonafini, a pesar de que insultó al periodismo que habló de forma crítica sobre la estatización de la Universidad, reconoció que los docentes no cobran sus sueldos desde hace dos años tal como informó, en exclusiva, Perfil.com. Una vez más, detrás de una causa noble, los oportunistas de siempre asegurarán sus negocios personales.

(*) Especial para Perfil.com. Twitter: @LuisGasulla



Luis Gasulla (*)