POLITICA LOS SECRETOS DEL MAGISTRADO

#BoudouProcesado | Trastienda de la decisión que sacudió al poder

El procesamiento de Boudou iba a darse a conocer esta semana. Pero cuando el vice pidió volver a declarar, el juez aceleró la resolución. Operaciones y temor a ser apartado de la causa.

PERFIL COMPLETO

Foto:Eduardo Lerke

El viernes poco después de las 13, Amado Boudou activó el acelerador en el Juzgado Federal Nº 4. Unas 15 personas, entre secretarios letrados, empleados y el propio juez, trabajaban desde hacía días en la redacción de los procesamientos de los imputados. Antes del viernes a las 13.30, cuando los juzgados cierran las ventanillas, el escrito vería la luz a fines de esta semana, entre el miércoles 2 y el viernes 4.

La noche anterior, Boudou llamó desde Cuba a su abogado, Diego Pirota. Quería declarar cuanto antes, luego de su regreso al país. A última hora del viernes, una empleada del estudio presentó el escrito. El juez decidió que el procesamiento no podía esperar más. Veía venir una embestida del Gobierno en su contra. Una “operación” para apartarlo de la causa. Una maniobra en la Cámara Federal. “La cosa no daba para más”, admitió ayer a un allegado. Cerró sus teléfonos y apuró los tiempos para evitar daños. Sorprendió a colegas, periodistas, al Gobierno y a Boudou.

La posibilidad de que una nueva declaración indagatoria de Boudou, en la que prometía “contar lo que no había dicho”, “embarrara la cancha, repartiendo culpas, apuntando al presidente del Grupo Macro, Jorge Brito, o a Raúl Moneta –cuyos roles en el levantamiento de la quiebra de Ciccone deben ser investigados– no iban a evitar el procesamiento de Boudou, pero sí estaban destinadas a causar daño. La defensa insiste contra Brito y Moneta. Era una carta clave para un posible pedido de apartamiento del juez en la causa, ya que en el entorno de Boudou sostienen que Brito fue invitado al casamiento del juez. Los operadores del Gobierno en la Justicia buscan en jueces, ex funcionarios judiciales y abogados amigos algo para devolver gentilezas a Lijo. Hacer daño es la única herramienta que les queda.

El abogado Pirota aseguró ayer que “no había necesidad” de dictar el procesamiento “un viernes a las 11 de la noche” y que la decisión de procesar al vice en esos plazos se debió al escrito presentado por su estudio. Tiene razón. “Está claro que el juez no necesitaba escuchar nada, ni de Vandenbroele, ni de Núñez Carmona, ni de Boudou, ni de nadie porque la decisión ya la tenía escrita; nada de lo que las defensas o las partes le pudieran manifestar iba a torcer esta resolución”, dijo Pirota. “No sé qué derecho de defensa le cabe a los imputados que han declarado cuando un juez los cita a indagatoria y ya tiene redactado el procesamiento”, añadió.

Lijo también investiga a Boudou por supuesto enriquecimiento ilícito, una causa que avanza, pero en la que restan varias pericias contables. En el procesamiento del viernes, el juez comenzó a dar pistas de que el futuro de Boudou en esa causa también está complicado. Es que la adquisición de Ciccone está directamente relacionada con el patrimonio de Boudou, según el juez. Lijo preparó un análisis de la evolución patrimonial de Boudou, Núñez Carmona y Vandenbroele para demostrar a través del pago al impuesto a las ganancias y a los bienes personas quién se había enriquecido más entre 2002 y 2012. Vandenbroele –supuesto titular de The Old Fund– es por lejos el menos acaudalado. Para el juez, una prueba más de que operaba como un “prestanombre”, como había revelado Laura Muñoz en 2012. Boudou demuestra un importante enriquecimiento.

Núñez Carmona, su socio y mejor amigo, es millonario. Sólo en 2012, pagó casi 20 millones de pesos en impuesto sobre los bienes personales. Una previa de lo que se vendrá para los marplatenses.



Emilia Delfino