POLITICA ESCANDALO POR LOS PANAMA PAPERS


Brasil desvincula a Macri de Fleg Trading pero no revela la ruta del dinero

PERFIL accedió a la respuesta que espera el juez. Las autoridades brasileñas dicen que el Presidente no integra la offshore, pero se resisten a revelar movimientos de fondos.

PERFIL COMPLETO

Dibujos de Temes
Dibujos de Temes
Foto:Pablo Temes

En tiempo récord, Brasil adelantó los primeros datos sobre Mauricio Macri y su participación en la offshore Fleg Trading, que puso al Presidente en el ojo de la tormenta tras las revelaciones del caso Panamá Papers.

En su primer informe, Brasil despegó al mandatario de la conducción de Fleg Trading. Sin embargo, la administración brasileña evitó por ahora enviar los documentos oficiales que reclama la Justicia argentina para avanzar en la causa. Los datos aportados hasta ahora podrían ayudar a Macri a desterrar las sospechas de una omisión maliciosa de Fleg Trading en sus declaraciones juradas. Pero la Justicia argentina quiere conocer también los movimientos bancarios de Fleg Trading en Brasil, para probar o descartar si fue utilizada para mover o lavar dinero negro del Grupo Macri, donde el Presidente todavía participa como accionista.

El juez federal Sebastián Casanello prepara un nuevo escrito para insistir ante Brasil y lograr que ese país levante el secreto bancario de Fleg Trading y de la compañía que compró en San Pablo.

El primer mandatario renunció a Fleg Trading en octubre de 1998, pero conserva acciones de dos de sus socias.

La respuesta de Brasil a la que accedió PERFIL es escueta: “Informamos que Mauricio Macri no consta como socio o responsable de las empresas enumeradas (en el exhorto) o en otras compañías de Brasil”, afirmó el Estado brasileño. Y agregó: “En cuanto a Owners do Brasil (la empresa que Fleg Trading poseía en ese país), consta como administrador Reader Ferreira, no habiendo participación de Mauricio Macri”.

El adelanto de Brasil llegará al juzgado de Casanello en los próximos días.

La respuesta trajo alivio en el Gobierno. Pero la información aún no significa el fin de las acciones judiciales. El denunciante de la causa, el diputado Darío Martínez (FpV), aportó los documentos de la Junta Comercial do Estado de São Paulo (Junta de Comercio de San Pablo) –dependiente del Ministerio de Industria– que demostrarían que si bien Mauricio Macri no figura con su nombre y apellido operando en Brasil, era –y es en la actualidad– accionista de las compañías que cedieron acciones millonarias a la offshore y operaron como socias de ésta. De hecho, en esos documentos Franco Macri, cabeza del holding, tampoco figura operando en Brasil, aunque sí su otro hijo Mariano.

Martínez también aportó actas del Grupo Macri en las que los accionistas, incluido Mauricio Macri, otorgaron poderes a un grupo de abogados que sí figuran en los documentos de Brasil operando con la offshore.

Fleg Trading se creó en las islas Bahamas en marzo de 1998 y su directorio estuvo integrado por Franco, Mariano y Mauricio. En septiembre de ese año, los Macri usaron la offshore para transferirse a sí mismos acciones por unos US$ 9 millones en una empresa de Brasil (Owners do Brasil, del Grupo Macri).

Así, Fleg Trading se quedó con las acciones que le cedió Socma Americana (Grupo Macri) en la firma Owners do Brasil, en sociedad con otra compañía de los Macri: Socma, que conservó apenas 31 acciones. ¿De dónde salieron esos US$ 9 millones? Es lo que la Justicia todavía quiere saber.


“Es un caso complejo”

“Todo lo que manden va a ayudar. Es un caso muy complejo”, confesó el fiscal Federico Delgado en un reportaje publicado en la edición de ayer de PERFIL. Además, describió cómo sigue el proceso judicial por el que se investiga a Mauricio Macri en la causa de los Panamá Papers: “Primero tenemos que reconstruir el mapa societario (detrás de la firma offshore), luego tenemos que probar si se cometió un delito, y después encontrar pruebas de si Macri participó en ese delito”.

Con respecto a la información que espera de Brasil, expresó que “la ayuda entre los Estados en una causa es una cuestión de ‘ganas de colaborar’ y de la pericia del que investiga para convencer al otro país de que debe aportarle información”.