POLITICA LA RESPUESTA DEL JEFE DE LA BONAERENSE


Bressi se defiende y dice que el apoyo de la gobernadora es “absoluto”


Foto:cedoc
Pablo Bressi se muestra tranquilo. El jefe de la policía bonaerense acusado mediáticamente por la diputada Elisa Carrió por supuestos vínculos con el narcotráfico asegura que tiene un “legajo intachable” en estos 32 años en la fuerza.
La tranquilidad tiene que ver también con que siente un respaldo “absoluto” de la gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo. “Ya me investigaron de arriba hacia abajo para sentarme en el puesto de jefe de Policía y hoy vienen a plantear acusaciones con cosas en las que ni siquiera estoy imputado, ni mencionado”, repite el comisario general a sus más íntimos cuando le preguntan sobre la polémica que se generó en la última semana por su figura.
Ritondo encargó a Asuntos Internos (dependencia del ministerio de Seguridad que controla a la mayor fuerza del país) que inicien una investigación para saber si Bressi posee alguna denuncia que lo comprometa, e incluso que se lo mencione junto al líder de una banda narco, Miguel Ángel “Mameluco” Villalba, a quien lo vinculó la diputada de la Coalición Cívica. El resultado dio negativo. Si bien hay varias denuncias de connivencia de personal policial con el tráfico de drogas, ninguna roza a Bressi.
Quienes rodean al jefe de policía escucharon su propia defensa: “Nunca trabaje en la zona de San Martín y nunca tuve vínculo en ninguna causa que tenga que ver una investigación con este personaje que está preso. Que quede claro: está preso. ¿De qué protección hablan entonces?”, le dijo a su entorno.
La declaración jurada del jefe policial tampoco dará indicios de vínculos o enriquecimiento con el narcotráfico. Fue uno de los primeros policías en presentarla y Asuntos Internos ya la analizó. No hubo nada que llame la atención. Incluso, Bressi mantiene el mismo domicilio que cuando ingresó a la fuerza. Un viejo chalet de clase media en Ramos Mejía.
El uniformado leyó la carta que le escribió Carrió a Vidal. “El Comisario General Pablo Alberto Bressi es una brillante mente criminal o es un idiota que carece de capacidad alguna para detectar la presencia de un delito y actuar en consecuencia”, fue uno de los párrafos que escribió la diputada.
El comisario general le resta importancia a las palabras de la diputada a la que se divierte llamándola “mi amiga”. Cree que al no tener ninguna prueba ni poder acusarlo de ningún delito concreto, la única forma de tener repercusión y fuerza en sus dichos es tratarlo de idiota.
Los primeros dardos de Carrió contra Bressi tuvieron que ver con su vínculo con Villalba. “Hay causas que vinculan... Cuando Bressi estaba en la DDI de Morón, ve pagos hechos por Mameluco a la DDI de Morón. ¿Y quién era la DDI de Morón? Bressi”. Sin embargo, el jefe policial nunca estuvo en la DDI de este distrito. El asegura que se trata de un primo lejano que incluso no ve desde hace más de tres años y ya no está en la Institución. Por ello, finalmente Carrió no incluyó el dato en la carta a la Gobernadora.
Bressi enumera una por una las acusaciones de Carrió con la intención de rebatirlas. “En su momento Eduardo Nine, el padre de la secuestrada Patricia Nine, denunció que Bressi le cobraba mucho dinero por mes por haber salvado a su hija”, lo acusó Carrió. Sin embargo, Nine desmitió esto años atrás. “El propio Nine escribió una carta diciendo que eso era una gran mentira y que lo único que tenía para mi, eran palabras de agradecimiento por haber salvado a mi hija. Hay que parar un poquito la pelota”, retrucó Bressi en la intimidad cuando le llegó la carta.
El uniformado también carga con la denominada masacre de Ramallo, en la que fue negociador. Aunque la toma de rehenes al Banco Nación finalizó con la muerte del gerente y el contador de la esta entidad por fuego policial Bressi recuerda que su rol de negociador le pudo salvar la vida a varios rehenes y que nunca se le imputó responsabilidad. Incluso, en la investigación posterior, sólo fue llamado a declarar como testigo.
A pesar de la escalada mediática que tomaron las declaraciones de Carrió, Bressi no pretende presentar ninguna denuncia en contra de la diputada en caso de no comprobarse ninguno de los hechos de los que se lo acusan. “Tengo demasiado trabajo como para distraerme con eso”, murmura Bressi.
Admite que en una fuerza de 90 mil hombres, hay “cosas malas” pero asegura que las están corrigiendo. Y dice que de esos 90 mil efectivos en seis meses de gestión se bajó a 87 mil.

Rosario Ayerdi