POLITICA MAS ALLA DE LA EVALUACION DE LA GESTION

Bromas, rezos y natación a orillas del mar

La inusual convivencia de los funcionarios extendió un espíritu de estudiantina, que llevó a la ministra Bullrich a lamentar que separaran a “los nenes” de “las nenas”.

Sentado a medio metro de la ministra, Alfonso Prat-Gay levantó las cejas ante su audaz planteo. Sin ser una humorista nata, Patricia Bullrich hizo su aporte al clima de viaje estudiantil impuesto por el PRO. Ante unos treinta periodistas y movileros, en la primera conferencia de prensa del día, Bullrich protestó: “La verdad que Cambiemos no cambió tanto, porque puso los nenes con los nenes y las nenas con las nenas. A mí me tocó (Carolina) Stanley y (Susana) Malcorra. Me hubiera gustado algo más original y moderno”.

La ministra de Seguridad compartió bungalow, en la villa de Chapadmalal, con la titular de Desarrollo Social y la canciller. La modalidad de la convivencia entre funcionarios habilitó varios comentarios en sorna. “No sé si ronca”, dudó Prat-Gay sobre su partener de cabaña (no de habitación), el director del Sistema de Medios, Hernán Lombardi. “Por suerte con Pancho Cabrera estamos en cuartos separados”, bromeó (lo intentó al menos) Rogelio Frigerio, el tercero de los ministros convocados para la conferencia del mediodía.

Mauricio Macri abrió el chalet presidencial para él y otros cuatro funcionarios: el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario general Fernando De Andreis; y Ricardo Buryaile (Agroindustria) y Gustavo Santos (Turismo).

A las 7.40 de la mañana, veinte minutos antes de que arrancara la ronda de exposiciones, la vicepresidenta Gabriela Michetti fue a rezar a la capilla, ubicada en el jardín de la residencia (construida por orden del ex presidente Carlos Menem). La siguieron los ministros Jorge Triaca, Prat-Gay y Esteban Bullrich, quien incluso se hizo un hueco para nadar.

Con un aire a los métodos de coaching empresarial, los 35 macristas elegidos mecharon ocio y trabajo. Siempre en el mismo quincho, compartieron presentaciones, un desayuno americano, el almuerzo (ayer tocó variedad de quesos, jamón y pernil de cerdo, más pinchos de lomo y pollo) y las dos cenas (en la del jueves, hubo pescado y una torta a base de frutos del bosque; y en la de anoche existían planes de asado).

Durante las exposiciones de los dirigentes, el celular fue un objeto prohibido por el propio Macri. Todos estaban obligados a dejarlo en las cabañas. El humor juguetón del retiro macrista contrastó con el despliegue de policías y militares por Chapadmalal y Mar del Plata, ante la visita del Presidente y su equipo de gobierno. Según la última medición del Indec, la llamada ciudad feliz se convirtió (con una cifra récord de 12,1%) en la que tiene mayor desocupación del país.