POLITICA BUSQUEDA FALLIDA

Bullrich debió explicar por qué se escaparon de nuevo los fugados

Gendarmería había montado un operativo en Santa Fe gracias a un informante que ubicó a los prófugos. Estuvieron a dos mil metros y no los encontraron. Volvieron a escapar. Un confuso tiroteo y sospechas.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gentileza Diario Uno Santa Fe

Para atraparlos la clave era rodear al entorno de los prófugos. Para hacerlo había que saber a quiénes se enfrentaban. Quiénes son Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci y quiénes integran su círculo de confianza: desde policías bonaerenses hasta criminales, familiares y amigos. Todo estaba en el expediente del triple crimen de General Rodríguez pero el gobierno bonaerense reaccionó tarde. El jueves fueron las autoridades nacionales quienes los dejaron escapar de nuevo.
Cuando los investigadores debieron dar un giro a la estrategia el 1º de enero, tras el tiroteo en la localidad de Ranchos, la gobernadora bonaerense y la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, incorporaron a las fuerzas federales en la búsqueda; formaron un comité de crisis liderado por el jefe de la Policía Federal, Román Di Santo; apartaron a la Policía Bonaerense de la cabeza de la investigación; y metieron a la Justicia federal en el caso.
Los prófugos ya llevaban al menos siete días de ventaja pero las autoridades están convencidas de que esta estrategia, que incluye cercar al entorno de los fugados, tiene altas chances de dar con ellos.
El miércoles estaban seguros de que iban a capturarlos. Una de las fuerzas federales dio con una posible ubicación de los tres hombres más buscados del país. La Agencia Federal de Investigaciones (AFI, ex SIDE) se atribuye el dato.Fuentes de la causa lo atribuyen a Gendarmería.
Otra clave de la nueva estrategia es que las fuerzas de seguridad funcionen de manera aislada, como células. La que logre dar con los prófugos se llevará el éxito de la misión, y si hay cómplices de los fugados dentro de algunas de las fuerzas no pueden filtrar información con tanta facilidad.
El jueves por la madrugada un fuerte operativo de la Gendarmería Nacional estuvo a dos mil metros de tres hombres que podrían ser los Lanatta y Schillaci. Los perdió, otra vez.
El operativo había comenzado a montarse el miércoles por la noche. Se desplegaron en una zona rural de San Carlos, cerca de Coronda, provincia de Santa Fe. Tenían un dato concreto. Un informante localizaba a los tres prófugos por el triple crimen de General Rodríguez en una propiedad. Se comprometieron a trasladar 100 hombres y helicópteros. PERFIL pudo reconstruir que a las 8 del jueves, la fuerza informó a la Justicia federal que el resultado había sido negativo. Se levantó el operativo. En las siguientes dos horas tres gendarmes, dos hombres y una mujer, se dirigieron a un galpón ubicado a dos mil metros de la casa que habían allanado con resultado negativo. Cuando llegaron, se enfrentaron a balazos con tres hombres que hirieron a dos de los gendarmes y escaparon con una camioneta de la fuerza hacia la ruta 6. Recién a las 10 de la mañana, Gendarmería informó a la Justicia del tiroteo. Hay un bache de dos horas entre las 8 y las 10 de la mañana del jueves que fueron centrales y que nadie pudo explicar todavía. ¿Por qué tres gendarmes fueron a inspeccionar el galpón sin refuerzos y casi dos horas después de que concluyera el operativo?
La ministra Bullrich intentó defender el operativo fallido en una reunión del jueves por la tarde en la AFI pero los datos que informó no cierran. Dijo que había 20 móviles de la fuerza en el lugar. ¿Cómo podrían haberse escapado tres hombres si había 20 patrullas? PERFIL intentó saber la versión del Ministerio de Seguridad pero sus voceros se negaron a dialogar.
Gendarmería es la segunda fuerza que fracasa en la búsqueda de los condenados por los asesinatos de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina. Ayer reforzaron el operativo en Santa Fe.

 

No confirman la identidad

La Justicia federal no había recibido, al cierre de esta edición, los resultados de varias pericias clave para determinar si los hombres que se tirotearon con efectivos de la Gendarmería la mañana del jueves son efectivamente Martín y Cristian Lanatta y Victor Schillaci.
Uno de los gendarmes que se enfrentó a los tiros el jueves en Santa Fe dijo reconocer a los prófugos condenados por el triple crimen de General Rodríguez, pero la fuerza debe informar al juzgado federal de Sergio Torres si encontraron huellas dactilares de los prófugos en el galpón donde estaban escondidos, en la camioneta que encontraron en el lugar y en los teléfonos celulares que también hallaron dentro del vehículo.
Además, restaba confirmar un dato central para la investigación. La placa de la camioneta Kangoo gris de la ex suegra de Cristian Lanatta, con la que los prófugos habrían llegado a Santa Fe, coincide con la placa de la que hallaron en el galpón, pero Gendarmería todavía debe confirmar si se trata de mismo motor y chasis o si se trata de otra maniobra distractiva.



Emilia Delfino