POLITICA

Buzzi dice que no es ni K ni traidor: "Hay que salir de la lógica amigo-enemigo"

El dirigente rural asistió al acto de Scioli y despertó críticas. Las cuidadas referencias a Cristina y Kicillof. 

Foto:Dyn

Tras haber asistido al acto de Daniel Scioli, el extitular de Federación Agraria Eduardo Buzzi se defendió de las críticas y negó ser “traidor o K”. “Hay que salir de la lógica amigo-enemigo”, remarcó. 

Buzzi, enfrentado con el kirchnerismo desde la batalla del campo, afirmó que fue invitado al acto en el teatro Ópera a través de Julián Domínguez. En un comunicado, que publicó en su Facebook, destacó que hay que “plantear las perspectivas para el desarrollo de la Argentina futura y del sector agropecuario” y se lamentó que “haya sido necesario esperar a que finalice la gestión de Cristina Fernández y de Kicilof (SIC), para poder comenzar a abrir perspectivas de diálogo y respeto”.

“Puedo comprender pero no comparto la bronca de los que se sienten traicionados, porque creo que no podemos permanecer en el odio mientras la historia nos pasa por el costado”, aseguró el exintegrante del massismo.

A continuación el comunicado de Buzzi:

Es lamentable que se me acuse de traidor o K por haber asistido a un acto al que fui invitado. 
Llevo mucho tiempo diciendo que hay que salir de la lógica binaria, de amigo – enemigo. Es algo que sostengo públicamente y que ayer puse en práctica. Porque creo que, tanto el hecho de que Daniel Scioli me haya invitado a su acto de lanzamiento de campaña, a través de Julián Domínguez, como el que yo haya asistido es una demostración de esa idea: es posible propiciar una instancia de diálogo para la Argentina que viene; se puede tener consensos aun en el disenso. Creo que permanecer en la lógica maniquea del blanco o negro es perverso y no suma. 

Es hora de ponernos a plantear las perspectivas para el desarrollo de la Argentina futura y del sector agropecuario en particular; aunque haya sido necesario esperar a que finalice la gestión de Cristina Fernández y de Kicilof, para poder comenzar a abrir perspectivas de diálogo y respeto. Puedo comprender pero no comparto la bronca de los que se sienten traicionados, porque creo que no podemos permanecer en el odio mientras la historia nos pasa por el costado. Si queremos cambiar las cosas, es necesario decir presente y estar dispuestos a pautar las bases de dicho cambio.
Debemos poner nuevas bases de convivencia, reconciliación y reencuentro entre los argentinos; y desde ese nuevo paradigma de la tolerancia se pueden generar condiciones para los cambios que el país y en particular los pequeños y medianos productores necesitamos. Ya tuvimos bastante confrontación y las consecuencias fueron lamentables para todos. Es hora de otra lógica para los tiempos futuros. 

Poder llevar a los candidatos mis años de experiencia y recorridas por el país agropecuario es una manera de contribuir a resolver los problemas de los productores que alguna vez me tocó representar. Ahora desde el llano creo seguir con el mismo compromiso. Y estoy convencido de que aportar no significa claudicar… Lejos estoy de quienes por pequeñas y parciales cuotas de aportes oficiales deciden ser complacientes con quienes gobiernan. Yo sigo creyendo que otro modelo de desarrollo es posible, sin entregar banderas, pero sin sostener miradas rígidas. 

La más larga caminata comienza con un paso. El paso del respeto, la convivencia y la recuperación de la calidad institucional es lo que dimos en el Teatro Opera. Esperamos que en el tránsito hacia la Argentina que necesitamos se dé por fin una perspectiva distinta para todos. Que podamos volver a vivir en convivencia pacífica, aceptando las diferencias y pudiendo dialogar desde ellas, para el bien de todos los argentinos. Sólo así podremos construir un país mejor, con todos los sectores incluidos y con el campo sentado en la mesa de decisiones. Porque como dijo Don Humberto Volando en 1972: “La Argentina se recuperará con el campo, nunca sin el campo y menos aún contra el campo”.


Redacción de Perfil.com