POLITICA NEGOCIOS QUE INCOMODAN AL GOBIERNO


Calcaterra ganó licitaciones por unos U$S 1800 millones con los K

El sobrino de Franco Macri anunció esta semana que venderá la constructora Iecsa. Lázaro Báez aprovechó para recordar negocios conjuntos.

PERFIL COMPLETO


Foto:Marcelo Escayola

Su bajo perfil no lo eximió de socios polémicos. El arquitecto Angelo Calcaterra, primo del Presidente, tiene tres apellidos en su pesar: Macri, Báez y Odebretch. Esta semana, luego de que se confirmara que decidió vender su constructora Iecsa, Lázaro Báez sostuvo ante la Justicia que los fondos que trajo de Suiza y que son investigados en una maniobra de lavado de dinero eran para participar de la licitación para la construcción de las represas de San Cruz junto con Iecsa y los chinos de Sinohydro. Allegados a Calcaterra se limitaron a decir que Báez intentó “embarrar la cancha”. El primo de Macri está al frente de una de las constructoras más importantes del país desde 2007, cuando Franco Macri decidió vendérsela. Iecsa realiza obras desde los años 60, siempre operada por la familia presidencial. Hace dos meses, Calcaterra decidió ponerla a la venta, como adelantó Tiempo Argentino el 29 de abril.

En el entorno de Calcaterra dicen que quiere evitar ser el centro de denuncias cada vez que gane una licitación. Macri le transmitió que no debía desprenderse de su constructora, según las mismas fuentes. Calcaterra cree lo contrario. Cuando en febrero Macri aprobó el envío de $ 9 mil millones al gobierno de Córdoba para la construcción de diez gasoductos, Iecsa fue centro de las críticas. La decisión de Macri benefició a la empresa de su primo, que ganó parte de esas licitaciones.

Desde la asunción de Néstor Kirchner en 2003, Iecsa ganó licitaciones del gobierno nacional por US$ 1.823,6 millones para obras viales, hidráulicas y ferroviarias. Fue contratista de la polémica Enarsa, manejada por Julio De Vido y Exequiel Espinoza. Esta cifra constaba en los registros que la propia empresa dio de baja en su web en las últimas semanas. No incluye los contratos en las provincias de Buenos Aires, Chaco, Córdoba y Misiones. Sólo en Misiones  tuvo licitaciones por otros US$ 118,5 millones. Iecsa hizo obras para la represa Yacyretá, para Paraguay y para la petrolera brasileña Petrobras SA por una obra de US$ 15 millones.

En 2014, Iecsa repitió su alianza con Austral Construcciones y otra empresa polémica, la española Isolux –denunciada por presunta corrupción– para construir el gasoducto del norte por $ 1.051 millones. También perdieron.

Su principal talón de Aquiles es la licitación para el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, que ganó junto a la brasileña Odebrecht. La obra iba a ser financiada por el Banco Nacional de Desarrollo del Brasil (Bndes), también investigado por corrupción en Brasil, Argentina, Perú, Venezuela y Bolivia. El banco iba a aportar un crédito de US$ 3 mil millones, pero la obra sigue trunca.

En Brasil, el presidente de la constructora, Marcelo Odebrecht, está detenido y condenado por pagar coimas para acceder a contratos de obra pública costeados por Petrobras. El soterramiento del Sarmiento –que no era la única obra de Odebrecht en la Argentina– quedó en la mira de los brasileños cuando la Justicia halló mails del asesor de Ricardo Jaime, Manuel Vázquez en los que reclamaba al director de Odebrecht, Mauricio Couri Ribeiro, un pago de 80 mil dólares de septiembre de 2009. Vázquez está sindicado de blanquear las coimas a los funcionarios argentinos a través de su consultora.



Emilia Delfino