POLITICA DULCE ESPERA

Camilo Vaca Narvaja, sorprendido por el ajuar recibido para la “nieta presidencial”

Por Agustín Gallardo/Patricio Navarra. Florencia Kirchner tiene fecha para el 22 de agosto, pero es posible que la llegada de su hija se adelante.

Foto:Imagen de Twitter

La llegada de la nueva nieta de la Presidenta parece ser inminente. Si bien Florencia Kirchner tiene fecha para el 22 de agosto, todo indica que el nacimiento de la nieta de Cristina será antes.

Al menos así lo dejó entrever la mandataria esta semana cuando, a través de su cuenta de Twitter, escribió: “¿Sabés por qué no puedo pasar un fin de semana completo en ninguna parte? Algo muy sencillo, humano y hermoso. Florencia está embarazada, en cualquier momento da a luz y no quiero estar más de 24 horas fuera de Olivos”, escribió recordando la brevedad que tuvieron sus visitas a Brasil y Paraguay, en donde participó del Mercosur y de una misa con el papa Francisco. “Me desespera la idea de no estar junto a Florencia cuando llegue el bebé”, agregó.

En tanto, su yerno, Camilo Vaca Narvaja, rompió un poco cierta coraza y se dejó ver esta semana en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, donde estuvo junto a Julián Domínguez. Cuando Estela de Carlotto se enteró de que el yerno de Cristina estaría por ahí, preparó un regalo especial: una canastita de escarpines de varios colores.

  En tanto, Florencia permanece recluida en la Quinta de Olivos. La última vez que hizo una aparición pública fue el pasado 25 de mayo, en la fiesta que el Gobierno organizó para celebrar la fecha patria y los 12 años de asunción del kirchnerismo. Allí se la vio en Casa de Gobierno, y totalmente vestida de negro, disimuló sus seis meses de embarazo. La acompañaron su cuñada, María Rocío García; su sobrino, Néstor Iván, y su hermano, Máximo Kirchner.  

Puertas adentro. Producto de una laringitis, esta semana Cristina estuvo 72 horas de reposo en Olivos. Fue recién el viernes último cuando retomó su actividad en la Casa Rosada, donde tuvo algunas reuniones. Por eso estos días, aprovechó para estar junto a su hija, quien está instalada desde hace varios meses en la residencia oficial. La vida de Florencia transcurre casi con exclusividad dentro del predio  de la Quinta, donde convive de a ratos con Camilo, quien aún conserva su departamento de Parque Chacabuco. Ambos tienen a su disposición un espacio propio dentro de Olivos, una suerte de complejo con habitaciones y cocina, ubicado a metros de la casona principal de la residencia donde se encuentra su madre.

Al margen de que la pareja no tiene intenciones de quedarse mucho más tiempo en Olivos, saben que a partir del 10 de diciembre tendrán que irse de allí. Por el momento trascendió que se quedarían en Buenos Aires y no irían a vivir al sur.
    
Vocera. Fue en marzo de este año cuando Cristina confirmó que su hija estaba esperando una nena. Durante un acto en El Calafate junto a Mariano Recalde y Florencio Randazzo, ponía punto final a los rumores que ya corrían desde hacía un mes. “A las mujeres nos gustan las nietas mujeres, aunque me mate lo tenía que decir”, dijo en medio de una teleconferencia.

  Cristina se convirtió en abuela por primera vez en julio de 2013, cuando nació Nestor Iván, el hijo de Máximo y su mujer, Rocío, quien en 2011 había perdido un embarazo.

“Estoy vieja, no veo nada. Y bueno, ya soy abuela”, se disculpaba en un acto en San Nicolás, al no  identificar a los protagonistas de una de las tres videoconferencias que encabezaba. “Quiero agradecer las muestras de cariño por mi primer nieto”, sostenía emocionada la Presidenta, quien ahora se prepara para vivir un momento similar con  su segundo abuelazgo.



Por Agustin Gallardo / Patricio Navarra