POLITICA

Campaña sucia | Scioli y Massa se amenazan con develar secretos

Por Rosario Ayerdi | El gobernador cree que su contrincante lo mandó a fotografiar en una cancha durante la inundación. Temor en el Frente Renovador por el papel de Milani.

Foto:Cedoc

Daniel Scioli y Sergio Massa se conocen desde 1996. Ambos atravesaron el menemismo, el duhaldismo y el kirchnerismo, hasta que el año pasado, el tigrense decidió romper con el Frente para la Victoria. La relación política había derivado en un vínculo de amistad que los llevó a compartir varias confidencias de uno y otro que hasta ahora, ya como competidores, no se animaron a develar. Pero a un año de las elecciones, la pelea por la sucesión de Cristina Kirchner comienza a recrudecerse, y ambos ya se desafían con destapar sus secretos.

Si a un año nos tiramos con esto, en tres meses nos estamos matando”, reflexionan dirigentes de ambos lados que piden en vano una tregua. El pico se alcanzó cuando Massa quedó bajo sospecha de haber enviado a sacar las fotos de Scioli jugando al fútbol, mientras gran parte de la Provincia enfrentaba una severa inundación.

Como respuesta, el gobernador acusó a otros dirigentes de drogarse y tomar alcohol para paliar el estrés. El massismo dijo a su vez que la gobernación no cumplió con las obras hidráulicas necesarias y el sciolismo volvió a difundir videos de Villa Garrote, uno de los barrios de Tigre más humildes y olvidados del distrito. Así fueron y vinieron los golpes hasta que se detuvieron por un respiro temporario.

Pero este descanso que pretenden darse sciolistas y massistas no es compartido por sus jefes políticos, quienes se muestran irreconciliables y dispuestos a todo. Los interlocutores Eduardo Camaño y Juan Carlos Mazón, por parte de Scioli, y Juan José Alvarez y Alberto Fernández, del lado de Massa, deberán archivar sus intenciones de tregua durante una campaña en la que todos coinciden en que será una de las más duras de los últimos años. Massa sabe que no sólo Scioli puede embestir contra él, y ya les advirtió a sus dirigentes de máxima confianza que teme una arremetida del gobierno nacional, e incluso, ya señaló al jefe del Ejército, teniente general César Milani, como posible impulsor de una campaña en su contra. El diputado del Frente Renovador no se quedará quieto, para ello, contrató a Antonio Sola, asesor internacional a quien en distintos países lo acusaron de avanzar con campañas sucias. Sus consejos ya son escuchados.

En el marco de tensión creciente, el tigrense también recibe las acusaciones de la diputada nacional Elisa Carrió, que lo vinculan al narcotráfico. La réplica fue una denuncia de Massa contra la legisladora por difamación. Además de buscar una alianza con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, Carrió mantiene amistad con Scioli, que se inició en 2001, cuando ambos integraban la comisión de lavado en el Senado.

Quienes conocen a Carrió aseguran que siempre dejó a Scioli fuera de sus críticas más filosas. En el pasado, incluso evitó acompañar las denuncias que su ex diputado provincial Walter Martello hizo por los fallecidos en la inundación de La Plata, los manejos en Lotería y Casinos, las irregularidades en IOMA, la distribución del plan Más Vida, y los vínculos entre el asesinato de Candela Rodríguez y la vinculación con la Policía Bonaerense. Además, de las 27 presentaciones del libro sobre el negocio de los juegos de azar en la provincia que hizo Martello, Carrió siempre encontró excusas para no asistir a ninguna.
Faltan nueve meses hasta las elecciones internas. Los candidatos se preparan no sólo para resistir los embates, sino también para darlos.

La ruta de las imágenes
"Seguimos el minuto a minuto y sólo midió 1.8 punto de rating mientras que Tinelli estaba en 26 puntos. Le salió mal la jugada a Massa, a la gente de la que él habla no le importó su campaña sucia”, repiten en el sciolismo. Se refieren al programa Intratables de América TV en el que el último lunes difundieron un video del gobernador en el que se lo ve en un partido de fútbol, mientras había más de cinco mil evacuados por las inundaciones.
Esa noche Scioli había ido al partido que su equipo Villa La Ñata disputaba en el country de la Sociedad Hebraica Argentina de Pilar, especialmente custodiado, en donde no se permitía la presencia de periodistas. A pesar de la vigilancia, a las 21.20 se hizo pública la primera imagen del gobernador en la cancha a través de la cuenta de twitter @eldiariopilar de El Diario Regional de Pilar. La foto no había sido sacada por el medio, ya que no tenían permitido el ingreso. Minutos después, el programa que conduce Santiago Del Moro exhibió las imágenes. Las acusaciones sciolistas apuntaron a una operación política armada por Massa y por el intendente del Frente Renovador, Humberto Zúccaro. En el massismo apuntan hacia otro lado: “Fue la banda del Colo desde Pilar”, dicen en referencia al dirigente Diego Santilli, del PRO.



Rosario Ayerdi