POLITICA

Capdevila cree que lo persiguen porque va a ampliar su declaración

El testigo del caso Ciccone que dejó del país por considerarse en peligro, adelantó a Diario PERFIL su próximo testimonio ante la Justicia.

Foto:Cedoc Perfil

José Guillermo Capdevila, el testigo que tuvo que exiliarse en el exterior luego de denunciar amenazas antes de prestar su testimonio el viernes ante el juez Ariel Lijo en la causa Ciccone, habló con PERFIL y adelantó que declarará en la causa ya sea desde el exterior o en Argentina.

El ex asesor del Ministerio de Economía fue quien dictaminó que no correspondía la intervención de Amado Boudou en la operación de adquisición de la ex imprenta Ciccone Calcográfica cuando lo solicitó la AFIP para saldar la deuda de la empresa. Su dictamen legal habría sido clave para señalar una supuesta “maniobra ilegal” que ahora investiga la Justicia.

—¿Tiene pensado volver a la Argentina?
—Sí, pienso regresar porque es mi país, pero sólo cuando mi seguridad esté garantizada.

—¿Analizó incorporarse al sistema de protección de testigos del Ministerio de Justicia?
—No acepté el programa de protección de testigos pero no lo descarto en un futuro, tendré que analizarlo muy bien. Me preocupó lo que dijo el fiscal Campagnoli en una nota, algo así como que “nadie le puede garantizar a este señor la seguridad en la Argentina”.

 — ¿Ha podido reconocer a los autores de las amenazas?
 —No, no lo puedo determinar. No sé de dónde vienen.

 —En la Justicia niegan la importancia de su declaración y sostienen que con las pruebas en la causa ya estaría acreditada la responsabilidad del vice. ¿Cuál sería el temor si en su primera declaración usted no incriminó a Boudou?
 —El temor podría no ser lo que ya declaré sino una eventual ampliación que se podría dar respecto de temas que hayan surgido a partir de la investigación que llevó adelante el juez en el tiempo que transcurrió entre mi anterior declaración y la que daré.

 —¿Confía en la Justicia argentina? ¿Sigue pensando en pedir asilo en Estados Unidos?
 —Yo confío en la Justicia argentina, deseo que ésta y todas las causas se resuelvan de acuerdo a derecho y que se haga justicia. El juez Sebastián Casanello actuó muy rápidamente para darles seguridad a familiares míos. Lo llamé personalmente y me lo garantizó, cosa que cumplió el mismo día. No descarto pedir asilo si las cosas no mejoran.

—¿Usted informó sobre las amenazas?
 —Debo aclarar que el Gobierno sabía de las amenazas y no tomó medidas. Empezó a ofrecerlas recién cuando ya me había ido del país. Al vicepresidente le pedí una entrevista en relación con las amenazas. Su secretario Cachi Romano me dijo: “El jueves lo recibe”, y nunca me recibió. ¿No les importó? ¿O preferían que me fuera? Creo que la trascendencia que le han dado los medios me ayuda en mi protección y la de mi familia. La trascendencia internacional es una posibilidad también.

 —¿Qué le objeta al Gobierno?
 —Que haya ignorado las amenazas hechas a un testigo y que no me dieran protección. Cuando el tema estalló, se acordaron. Pienso que algunos funcionarios se sienten superiores al resto de los ciudadanos, se creen que ellos y sus amigos se las saben todas. Muchos son soberbios y no piensan en el bien común. Y que el vicepresidente haya mandado a sus abogados a amenazarme con falso testimonio... Tendrán miedo. ¿Querrán que declare bien, como me dijeron los que me amenazaron? Me preocupan las amenazas, y hechas públicamente más aun. Nunca lo apoyé al entonces ministro. Creo que malinterpretan mis palabras. Sólo di una opinión en un dictamen, que fue estrictamente jurídica.

—¿Quién lo ayudó?
—Quiero agradecer a los que me brindan su apoyo, ya sea la gente del pueblo como algún político que lo ha hecho a través de mi cuenta de Twitter, @jocapdevila, que debo mencionarlo porque la gente no sabe si es real o uno falso. También reitero mi agradecimiento al juez Casanello.

 —¿Va a declarar?
—Voy a declarar cuando pueda volver, o desde el extranjero. Eso será algo que deberé coordinar con el juez de la causa.



Natalia Aguiar