POLITICA


Carlotto: "Jamás aceptaría que un represor ocupe un cargo público"

La presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, consideró hoy que si la Justicia encuentra todas las pruebas que vinculen al jefe del Ejército, César Milani, con delitos cometidos en la dictadura militar "de ninguna manera debe ocupar ese puesto".

La presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, consideró hoy que si la Justicia encuentra todas las pruebas que vinculen al jefe del Ejército, César Milani, con delitos cometidos en la dictadura militar "de ninguna manera debe ocupar ese puesto". Y, sentenció que el organismo de derechos humanos que preside "jamás" aceptaría que "un represor ocupe un cargo público". Sin embargo, Carlotto reclamó "probar los delitos antes de acusar" porque "hay una presunción de inocencia en todas las leyes argentinas". La titular de Abuelas de Plaza de Mayo lamentó no haber tenido contacto con Marcela Brizuela de Ledo, quien acusa a Milani por la desaparición de su hijo Alberto Agapito Ledo, pero manifestó que apoya su reclamo.  "Jamás aceptaríamos que un represor ocupe un cargo público. Por eso nos convocan desde el Estado para ver si hay antecedentes en su contra", sentenció Carlotto en diálogo con radio Mitre y reclamó que "el caso de Milani lo resuelva la Justicia". Al respecto, agregó que "si la Justicia encuentra todas las pruebas necesarias para responsabilizar" al jefe del Ejército por delitos cometidos durante la última dictadura, "de ninguna manera debe ocupar ese puesto". En tanto, manifestó que "si se ve que no ha cometido delito, hay una presunción de inocencia en todas leyes argentinas" y enfatizó que "si hay probanza, ahí hay que acusar". El ascenso de Milani a jefe del Ejército fue una decisión de Cristina Kirchner apenas nombró al diputado santafecino Agustín Rossi como ministro de Defensa y su pliego de ascenso será discutido el próximo miércoles en el Senado.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Carlotto
  • Abuelas de Plaza de Mayo
  • César Milani
  • Marcela Brizuela de Ledo