POLITICA CÓMO AFECTA A LOS CANDIDATOS

Carrió gana terreno, pero los kirchneristas no retroceden

PERFIL COMPLETO

En líneas generales, los encuestados creen que aquellos candidatos a presidente que tienen intención de votar son los mejores preparados para enfrentar el problema de la corrupción. De ahí que Sergio Massa aparezca al frente de la consulta realizada para PERFIL. Sin embargo, hay una excepción: Elisa Carrió, quien en la encuesta asciende al segundo lugar, cuando en intención de voto a presidente está muy por debajo.

Otro dato que surge de la encuesta es que los principales candidatos del oficialismo parecen ser inmunes al efecto adverso de las desventuras del vicepresidente en la Justicia. En el sondeo se consultó tanto las preferencias electorales para 2015 como la percepción de idoneidad de los candidatos para enfrentar la corrupción.

El ordenamiento de los candidatos fue igual en las dos consultas (si se excluye a Carrió). Sergio Massa está primero en los dos casos, secundado por Mauricio Macri, que aún está por encima de los principales candidatos oficialistas, Daniel Scioli y Florencio Randazzo.

En la encuesta sobre la capacidad para combatir la corrupción, Carrió aparece en el segundo lugar, detrás de Sergio Massa, a pesar de que no figura entre los seis candidatos con más intención de voto.

Así, resulta de los datos que, cuando se piensa en la problemática que ha sido el leitmotiv de la carrera política de la diputada, su prédica ha calado en la percepción de los encuestados. La mala noticia para sus seguidores es que esta percepción no mejora su intención de voto.

Otro dato interesante de la encuesta es que el “efecto Boudou” parece no afectar a los principales candidatos oficialistas. El vicepresidente tiene 66% de imagen negativa y cerca del 50% cree que la imagen de la presidenta Cristina Kirchner empeoró a partir del escándalo. Sin embargo, en la misma encuesta, la suma de la intención de voto para Daniel Scioli y Florencio Randazzo está en un empate técnico con Sergio Massa, con el 28%.

Tanto Scioli como Randazzo se han presentado como candidatos con una impronta propia. Esta parece ser la razón por la cual no parecen ser afectados, en base a los datos de la encuesta, por el “efecto Boudou”. Otra razón para la impermeabilidad de los aspirantes oficialistas es que el caso trasciende en cierta medida la “grieta”. La encuesta muestra que la percepción sobre la culpabilidad del vicepresidente está influenciada por la posición de los encuestados sobre el kirchnerismo.



Aurelio Tomas