POLITICA APOYO Y CRÍTICA

Carrió y los negocios de clan Macri: "El pasado no se puede cambiar"

La diputada afirmó que el mandatario "está haciendo un esfuerzo sobrehumano para despegar a él y a su familia de todos los negocios que tengan que ver con el Estado.

Dibujo de Temes
Dibujo de Temes Foto:Pablo Temes
La diputada Elisa Carrió ratificó hoy la "absoluta voluntad" del presidente Mauricio Macri "de que se sepa la verdad" sobre eventuales irregularidades del jefe de la inteligencia local, Gustavo Arribas, en el marco de la causa Odebrecht.

Además, afirmó que el mandatario "está haciendo un esfuerzo sobrehumano para despegar a él y a su familia de todos los negocios que tengan que ver con el Estado".

La aliada al Gobierno consideró que la cuestión que podría involucrar a Arribas recibiendo dinero del holding brasileño Odebrecht "puede estar relacionada con (el ex ministro de Planificación kirchnerista Julio) De Vido y con algún familiar de Macri" y, en tal sentido, mencionó a la empresa constructora IECSA, propiedad de Angelo Calcaterra, primo del mandatario.

Luego de que ayer se conociera la declaración de uno de los "arrepentidos" en la causa del "Lava Jato" en Brasil, Carrió ratificó que Arribas, que había sido sobreseído en esta causa por un tema de transferencias recibidas, "va a seguir siendo investigado" y ratificó: "No es el Presidente quien quiera trabar esta investigación".

En declaraciones a radio Mitre, Carrió reafirmó la "absoluta voluntad del Presidente de que se sepa toda la verdad" en torno a la participación o no del jefe de la AFI en los negociados que se investigan en la causa Odebrecht.

La legisladora de la Coalición Cívica-Ari advirtió que el jefe de Estado "tiene una enorme dificultad", de la que se sabía durante la "campaña", y es que "él pertenece a una familia que tenía inversiones en todos los campos: energía, electricidad, peajes, en la constructora, en miles de cosas".

En ese punto, la dirigente garantizó que el mandatario "está haciendo un esfuerzo sobrehumano, con enfrentamientos familiares muy fuertes, para despegar a él y a su familia de todos los negocios que tengan que ver con el Estado".

"Ahora, el pasado no se puede cambiar", reconoció, aunque insistió en subrayar "la voluntad del Presidente de desprenderse absolutamente de todo". El "arrepentido" Leonardo Meirelles reveló ayer a la Justicia argentina que hubo 4.000 operaciones vinculadas al escándalo de las transferencias de Odebrecht, aseguró que la plata era producto de coimas y comprometió a Arribas, al afirmar que que recibió 10 transferencias por 850 mil dólares.

Esta mañana, Carrió sostuvo que "acá hay que investigar bien (la empresa de aguas) AySA; me parece que todo este dinero viene de AySA. Cuando se estatizó AySA, porque estaba vaciada, el kirchnerismo se queda con la compañía y yo ahí ya planteo la nueva matriz del saqueo" que, a su juicio, se desplegó en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

"Creo que de lo que está hablando Meirelles tiene que ver con AySA, entonces yo aún no investigué quién es la constructora de esa planta potabilizadora que parece que salía 100 millones de dólares y terminó saliendo 400 millones de dólares".

Al volver al jefe de la AFI, la dirigente recordó que, meses atrás, denunció penalmente a Arribas para que ejerciera "su derecho de defensa y se investigue; finalmente fue sobreseído, entonces yo pensé que era tal cual lo contaba Arribas, que hablaba de una sola transferencia".

"Pero de acuerdo a esta declaración habría más transferencias, con lo cual hay que seguir investigando. Hablé con el Presidente y los dos estamos totalmente de acuerdo en que la investigación debe avanzar hasta el final", insistió.