POLITICA CASO MALDONADO

Macri envió funcionarios a Esquel para “despegar” a Gendarmería

El Presidente busca descartar la hipótesis de la “desaparición forzada” a manos de toda la fuerza de seguridad. Los enviados.

Gerardo Milman, secretario de Seguridad Interior
Gerardo Milman, secretario de Seguridad Interior Foto:Télam
El presidente Mauricio Macri tiene el caso de Santiago Maldonado entre sus prioridades desde que el caso cobró relevancia internacional. Por eso, en las últimas dos semanas, tomó cartas en el asunto. Primero, el mandatario corrió a la cuestionada ministra de Seguridad Patricia Bullrich del centro de la escena y, en su lugar, dejó al ministro de Justicia Germán Garavano para hablar ante los medios sobre la desaparición.

Mientras el Poder Judicial y el propio Gobierno se acercan a la hipótesis de la intervención de la Gendarmería Nacional, la prioridad del Jefe de Estado es que la responsabilidad quede en manos de algunos gendarmes en particular, y no en la institución en general. Con ese fin, Macri envió al propio Secretario de Seguridad Gerardo Milman a Esquel para aportar datos al juez Guido Otranto, a cargo de la investigación.

El funcionario se suma al Secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj, que viajó la semana pasada. Los integrantes de la cartera de Seguridad, en diálogo con Clarín, reconocieron que "le llevamos los datos de todos los que estuvieron cerca del río", en referencia al operativo de Gendarmería del 1 de agosto, donde se vio por última vez al joven artesano y tatuador.

El operativo de desalojo tenía la orden del mismo juez a cargo de la investigación, Guido Otranto, quien dispuso remover el corte en Ruta 40 de la comunidad Mapuche, y terminó con un enfrentamiento entre ambos bandos del que, según los videos que analizó el magistrado y la propia familia Maldonado, el joven participó.

Mientras, la Policía Federal junto a la Prefectura realizan un exhaustivo rastrillaje sobre el Río Chubut, con especial énfasis en la zona donde fue visto por última vez Santiago, según el relato de uno de los miebros mapuches, en el Parque Leleque que reclaman al grupo empresario Benetton.