POLITICA VIAJES SOSPECHOSOS

Caso Nisman: crecen los nexos entre el financista desaparecido y el fiscal

Por Emilia Delfino. La causa de lavado de dinero contra la familia de Nisman puede ser la punta del ovillo de relaciones del fallecido fiscal. 

PERFIL COMPLETO

Documentos. Perfil reveló que Estados Unidos investiga al fiscal
Documentos. Perfil reveló que Estados Unidos investiga al fiscal

La causa sobre presunto lavado de dinero contra la familia del fiscal Alberto Nisman puede ser la punta del ovillo de las relaciones non sanctas entre miembros de la Justicia, los servicios de inteligencia local y del extranjero, el poder político y las financieras. Esta semana, PERFIL accedió a nuevos datos sobre los nexos detrás de la ruta del dinero que llegó a la cuenta del fiscal en Nueva York: uno de sus depositantes es el financista deaparecido en 2014, Damián Stefanini; otro, es el empresario Claudio Picón, quien tiene nexos con un socio de Frank Holder, ex agente de la CIA. PERFIL revela hoy datos desconocidos de esta trama: Stefanini y Picón viajaron juntos varias veces a Paraguay, Uruguay, Brasil y Estados Unidos, según consta en la causa por la desaparición del financista, a quien buscaron sin éxito adentro y fuera del país y en todas las morgues argentinas.

La jueza de la causa es Sandra Arroyo Salgado, la ex mujer de Nisman, quien está convencida de que al fiscal lo asesinaron y no descarta una conexión entre ambos casos. El fiscal Fernando Domínguez está a cargo de la investigación sobre Stefanini y esta semana estuvo en contacto con el fiscal Juan Pedro Zoni, quien pidió la indagatoria de Sara Garfunkel, Lagomarsino y Sandra Nisman por presunto lavado de dinero. Sus causas comienzan a entrelazarse. Domínguez investiga al entorno de Stefanini, pero no porque sus amigos o socios sean sospechosos de la desaparición sino porque cree que investigar a la víctima lo llevará a la verdad.
Muy cerca de la fecha en que Stefanini giró US$ 150 mil a la cuenta de Nisman, el 23 de octubre de 2012, el financista viajó a San Pablo con Picón vía Qatar Airlines, según fuentes judiciales. Muy cerca de Picón dijeron a PERFIL que eran conocidos, no amigos, y que una vez viajaron juntos a China por negocios. Negaron conocer el resto de los viajes. Picón dice que se dedica al negocio de los envases y que era amigo de Nisman.

Picón no pasa por su mejor momento pero su defensa dice que tiene una explicación para todo. Tiene un conocido desaparecido y un amigo muerto, ambos en circunstancias sospechosas. Nisman apareció con un tiro en la cabeza tras denunciar a la Presidenta por el pacto con Irán. Todavía no se sabe si se suicidó, lo asesinaron o lo indujeron a matarse. A Stefanini se lo tragó la tierra en 2014. Según su familia, su principal sustento es una fábrica de sillas y mesas. Pero vivía del negocio financiero: cambiaba cheques, prestaba dinero y ahora investigan si hacía transferencias al exterior en nombre de terceros. El depósito de Stefanini es la suma mayor entre los nueve depositantes declarados como “sospechosos” por el organismo anti-lavado de los Estados Unidos, ya que “no pudo establecerse el propósito comercial”. Lo mismo opinan los estadounidenses de las transferencias que Picón le hizo a Nisman por un total de US$ 72 mil y del giro de una empresa de Hong Kong por US$ 134.975.

Otro de los aportantes en la cuenta, la agencia de viajes Vivaterra SA dijo en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral –que ya ordenó indagar a los titulares de la cuenta y a Picón– que una persona de confianza de la compañía le entregó a la agencia U$S 50 mil y le solicitó que los enviara a una cuenta en los Estados Unidos. No sabían, supuestamente, que era del fiscal Nisman. De esta forma, la identidad del verdadero depositante de los fondos quedaba resguardada. Y el origen del dinero, también. La misma operatoria podría haber sido utilizada por el resto de los depositantes, incluso con Stefanini y Picón. Ahora, el fiscal Domínguez también quiere saber si alguien más estaba detrás del giro de Stefanini. 

El abogado de Picón, Alejandro Novak, pidió a Canicoba Corral que declare la nulidad de los exhortos a los Estados Unidos para pedir más información sobre los depósitos. Novak sostiene que cuando Estados Unidos envió la información “el organismo (anti-lavado) indicó que es de carácter confidencial, sólo puede ser utilizada con fines de inteligencia, no puede servir como prueba” en la causa.



Emilia Delfino