POLITICA VIDA COTIDIANA MACRISTA

"Casual pics": la descontracturada imagen del gobierno PRO

Cambiemos usa fotos hogareñas tanto en las campañas electorales como para la gestión. Cómo impacta en el ciudadano.

PERFIL COMPLETO

Foto:Twitter

La política de comunicación del gobierno de Cambiemos va a contramano de la cerrada gestión sobre el tema durante la década kirchnerista, y de la imagen de un gobierno militante con espíritu setentista. En la presidencia de Mauricio Macri no sólo se brindan conferencias de prensa, de manera periódica y abierta a preguntas; además, las fotografías que se difunden abarcan obras de gestión, pero también y tal vez más importantes, situaciones de la vida cotidiana.

El Presidente jugando con su hija Antonia, el jefe de Gobierno porteño llenando una planilla para registrar a su bebé, o la gobernadora de la provincia de Buenos Aires haciendo las compras en una sucursal del supermercado Coto, son imágenes que ya se convirtieron en la cotidianeidad de las respectivas administraciones.

El experto en comunicación política, director de Oratoria Consulting, José María Rodríguez Saráchaga, se mostró cauto respecto del impacto de las imágenes difundidas desde el PRO. En diálogo con Perfil.com, opinó que "esas fotos ahora lo único que consiguen es no cuidar la imagen ni la comunicación de Mauricio ni de la Casa Rosada".

Y amplió: "Están cometiendo en algún el mismo error del kirchnerismo: están comunicado para los propios. En lugar de pensar para los ajenos, ponen una foto como la del perro Balcarce sentado sobre el sillón presidencial, con lo cual los kirchneristas ponen el grito en el cielo. Le están dando paso a las críticas desde el kirchnerismo".

"Le tienen que apuntar al independiente y al ajeno, sin romper el vínculo que tenés con tus seguidores. Y comunicar en un lenguaje verbal y visual claro para todos, y que no pase como la expresión 'grasa militante' de Prat-Gay quien tradujo una frase del mundo del management y la administración sólo conocida en esos ámbito y en los Estados Unidos. Hay que persuadir al que mira con mala cara", argumentó el especialista.



Emiliano G. Arnáez