POLITICA UN POLICIA HIZO INTELIGENCIA EN LA COMUNIDAD JUDIA

Causa AMIA: Garré vio dos veces al infiltrado

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

El caso del agente de inteligencia de la Policía Federal infiltrado en la comunidad judía toma ribetes cada vez más graves, que involucran al poder político y que podrían aportar información a la pista local del atentado a la AMIA. El testimonio de José Alberto Pérez, quien asegura haber realizado tareas de inteligencia dentro de la comunidad judía desde 1986 hasta 2000, amenaza con provocar un tembladeral debido a sus revelaciones. Revelaciones que, según el agente, había contado a la ex ministra de Seguridad Nilda Garré, quien no dio parte a la Justicia.

Según señaló Pérez –convocado por la Justicia luego de que Gabriel Levinas publicara la entrevista que le realizó en 2008 en su libro La ley bajo los escombros y que cuenta en la edición de Noticias–, se introdujo en la comunidad judía para evitar el Plan Andinia –mito fundante del antisemitismo local que asegura que se intentó formar un Israel en la Patagonia–. Para realizar su tarea, Pérez realizó cursos de hebreo, formó parte de agrupaciones estudiantiles y llegó a ser secretario de actas de la Organización Sionista Argentina. Pérez se especializó en seguridad, y brindó asesoramiento sobre el tema a instituciones de la comunidad judía local. El agente reveló ante el fiscal Alberto Nisman, a cargo de la Unidad Especial AMIA, que fue testigo de que el sector de inteligencia de la Policía Federal contaba con los planos del edificio de la institución judía antes del atentado. El dato podría dar cuenta de la complicidad local.

Fuentes cercanas a la investigación judicial aseguraron a PERFIL que el infiltrado confesó que se había entrevistado personalmente en dos oportunidades con Nilda Garré, entonces ministra de Seguridad. Garré no dio parte a la Justicia  y violó así normas constitucionales. Los investigadores judiciales parecen haber encontrado la identidad de “Laura”, que sería la jefa de inteligencia de Pérez. El ex agente se encuentra protegido por las fuerzas de seguridad –con paradero reservado– luego de que brindara su testimonio. Una causa paralela sobre las implicancias de la infiltración ilegal se encuentra en curso en el juzgado federal de Sebastián Ramos. El testimonio de Pérez llegó de la mano de los periodistas Miriam Lewin, Horacio Lutzky y Gabriel Levinas. “Me preocupa que la dirigencia de la comunidad no le dé importancia a este hecho”, señala Lewin.

“Es de una gravedad mayúscula –dice a PERFIL Diana Malamud, miembro de Memoria Activa, que agrupa a familiares de víctimas del atentado–. Confirma la denuncia que realizamos sobre la complicidad del Estado en el encubrimiento. Exigiremos que se dé cuenta de todas las responsabilidades”.

—El testimonio del infiltrado indica que Garré conocía su situación. ¿Qué opina?
—Pediremos que se esclarezcan todas las responsabilidades sobre este acto de infiltración ilegal y sus consecuencias.

—¿Qué piensa de la actitud de la dirigencia judía local?
—Encubren a los encubridores del atentado a la AMIA.

“Desde hace pocos días que esta situación tiene carácter oficial –dice Waldo Wolff, vicepresidente de la DAIA–. Desde ese momento estamos atentos al caso, que es de una gravedad terrible. Si se confirma que Garré sabía, confirmará esta caracterización y la DAIA actuará en consecuencia”, señaló.



Diego Rojas