POLITICA VIAJO CON INSAURRALDE

CFK participa hoy de la misa de clausura

PERFIL COMPLETO

Una foto con Francisco, más puntos para la campaña. Eso buscará hoy la presidenta Cristina Kirchner en la misa de cierre del Encuentro de la Juventud, que encabezará el Papa en Copacabana. Y la tendrá. La jefa de Estado llegó ayer por la tarde a Brasil acompañada por una reducida comitiva, e incluyó en ella al primer candidato de su lista de diputados por la provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde. Lo que no se sabe es si en el retrato aparecerá el intendente de Lomas de Zamora, ávido por conseguir más popularidad, ya que pese a que encabeza la nómina, poca gente lo conoce.

Fuentes diplomáticas explicaron que antes de la misa, Cristina podría reunirse con sus pares Dilma Rousseff (Brasil) y Evo Morales (Bolivia), para tratar asuntos bilaterales. Con Brasil tiene la agenda más espinosa. Los brasileños se quejan de las trabas que pone la Argentina a las importaciones, y la Casa Rosada retruca con otros asuntos: el retiro de la inversión de la minera Vale, las desventajas del mercado automotriz en relación con el país vecino, y la venta de Petrobras al empresario K Cristóbal López. Pese a que hacia afuera Dilma y Cristina han mantenido una buena relación, hacia adentro los roces son bastantes.

Con Morales, la conversación podría girar en torno a la importación de gas. El problema energético es una espada de Damocles para Argentina, ya que tiene que invertir miles de millones de dólares para compensar el mercado interno.

“Nunca en mi vida un Papa me había besado”, dijo el 18 de marzo, cuando almorzó con Jorge Bergoglio durante dos horas y media en el Vaticano. En ese cónclave intercambiaron elogios y regalos. La relación con la Iglesia dio un vuelco desde la designación de Bergoglio como Papa. La orden de la jefa de Estado a la tropa fue de conciliación. Sin embargo, no volvió a participar, el 25 de mayo, de los Te Deum en la catedral metropolitana. El 29 de junio, Cristina le envió una carta al Papa en tono coloquial –y fuera del protocolo–, en la que le aconsejaba, entre otras cosas, tomar mate. El Sumo Pontífice respondió de manera amable. Cuando pisó Brasil, el Papa preguntó a una periodista argentina por el abuelazgo de CFK, que acaba de tener un nieto.

Este sería el segundo encuentro de la mandataria con Francisco.



M.C.