POLITICA EXCLUSIVO DE PERFIL.COM

CFK quiere terminar con las cautelares, pero Abal Medina pidió una para su bar

El negocio del jefe de Gabinete en Palermo ostenta la solicitud contra el Estado porteño. Las frustraciones del municipio que desencadenaron el doble estándar. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Perfil.com

En el acto de lanzamiento de los proyectos de ley para reformar al Poder Judicial, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner criticó con dureza al "derecho cautelar" que actúa contra el Estado. Y su jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, le aplaudió la iniciativa aunque él mismo hace meses ostenta en su negocio un pedido de medida cautelar contra el municipio porteño.

Se trata de Sans, Panes y Cervezas, el bar que el exsecretario de Comunicación inauguró en 2011 y que figura en su última declaración jurada, frente a Plaza Serrano en Palermo Soho, donde quedaba el tradicional bar "El Taller". La empresa de Abal Medina le solicitó a la Justicia que dictara una medida cautelar contra el gobierno de la Ciudad para poner mesas y sillas en la calle sin el permiso estatal.

Justamente, fue por la demora del gobierno de la Ciudad en otorgarle la habilitación correspondiente para servir café y bebidas en la vía pública, que el apoderado legal del bar del jefe de Gabinete nacional le pidió a la Justicia la medida cautelar contra el municipio.

"Pasaron tres meses desde el inicio del trámite y hasta la fecha no se pudo obtener el mismo, pese a que según se anuncia en la página web perteneciente al gobierno de la Ciudad debería demorar sólo 5 días", se quejó la empresa de Abal Medina, según el expediente al que accedió Perfil.com.

"Se solicita que se decrete medida cautelar mediante la cual se autoriza a la utilización del espacio público a los efectos de posibilitar el desarrollo de su trabajo con mesas y sillas en la vereda", escribió el abogado Juan Manuel Minghini, apoderado de Sans Central, la firma de la cual Abal Medina es socio fundador.

El juzgado, a cargo de Paola Cabezas Cescato, actuó rápido y en los días siguientes le pidió información a la oficina de habilitaciones. Desde la Ciudad le respondieron que se encontraba en proceso de verificación, en lo que fue el último movimiento de la causa que se encuentra en el juzgado número 11 del fuero Contencioso, Administrativo y Tributario.

Si bien la jueza nunca dictó la medida cautelar, tal como lo registró Perfil.com, en el bar de Abal Medina se observa la carátula del expediente pegado en uno de los ventanales. "Qué caraduras", comentaron a este portal fuentes de Tribunales.

"En este tipo de casos, generalmente se presentan recursos de amparo por moras, suelen ser los más efectivos. Es raro que haya elegido pedir una cautelar", analizó un especialista en justicia comercial cercano a la causa.

Fuentes del gobierno de la Ciudad detallaron a Perfil.com que el plazo que otorga la ley para tramitar el permiso es de cuatro meses "pero por exceso de solicitudes y falta de recursos suele demorarse un año, que fue lo que se demoró con este bar".

El pedido de la cautelar "quedó dormido" desde el 13 de noviembre del año pasado. Un mes antes de que Abal Medina -después de la caída del 7D y la cautelar que favoreció a la Rural- dijera que "hay ciertos sectores de la Justicia que han inventado una nueva rama jurídica, la justicia cautelar". Mientras tanto, el bar del jefe de Gabinete apelaba a ese mismo tipo de medidas.

Perfil.com se intentó comunicar con las autoridades del bar en distintas oportunidades pero no obtuvo respuestas.

(*) De la redacción de Perfil.com.



Patricio Caruso (*)