POLITICA DESPUES DEL PARO DEL 6A

CGT: el macrismo vuelve a la carga con un paquete laboral

.

Tras el paro del 6A, el Gobierno decidió redoblar la apuesta con la CGT y apuntará a discutir con la central obrera tres proyectos bajo una idea directriz: mejorar la “productividad”. El paquete laboral había comenzado a debatirse en febrero pero el anuncio del paro frenó las deliberaciones.
Uno de los proyectos, acaso el más polémico, es la baja de aportes y contribuciones a aquellos trabajadores con bajos salarios o primeros empleos. La iniciativa prevé compensaciones por parte del Estado a modo de subsidios para trabajadores con sueldos cercanos a los $ 10 mil. “No queremos desfinanciar el sistema, pero es una buena forma de generar nuevos trabajos”, confían en la cartera laboral que conduce Jorge Triaca.

El segundo proyecto tiene que ver con la prevención de accidentes laborales. De esto habían comenzado a dialogar Gerardo Martínez (Uocra) con la Cámara de la Construcción y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, cuando firmaron el acuerdo para construir 100 mil viviendas hace tres semanas. Bajar el ausentismo fue uno de los compromisos que tanto la Uocra como José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) pusieron sobre la mesa.

En tercer lugar está el blanqueo laboral, que Trabajo junto a la AFIP comenzó a diagramar. En la Argentina hay unos 4,5 millones de trabajadores en negro y la idea de Triaca es que los sindicatos colaboren activamente en la fiscalización contra la informalidad.
Mientras tanto, en el Ejecutivo aseguran que, con una nueva agenda sectorial, se calmarán las aguas. En carpeta están acuerdos en el sector energético, en transporte y logística y en la industria. Las fuentes consultadas por PERFIL agregan un dato sustancial: según los números de marzo, el empleo habría recuperado unos 20 mil puestos de trabajo. Aunque aceptan que en el sector industrial se perdieron unos tres mil empleos.

El diálogo con la CGT no se cortó pero, en algunos casos, como el de Carlos Acuña (Estaciones de Servicio) se “irá a fondo” tras las intimidaciones a empleados que quisieron trabajar durante el paro. El cambio de panorama es notorio. Incluso, Mario Quintana, el vicejefe de Gabinete, y hasta el propio Mauricio Macri, despacharon con elegancia a varios gremialistas que intentaron saltear a Triaca como interlocutor. El ministro, por las dudas, ya les hizo saber que tiene, al menos, unos diez informes preliminares sobre irregularidades en las obras sociales y que estará detrás de cada elección interna de los sindicatos.
“Hoy la unidad sindical que nos sirvió en 2016 ya no nos sirve. Con los cambios en Ganancias y el dinero de las obras sociales les dimos más que el kirchnerismo en años”, confían en el macrismo. Y agregan que el paro del 6A intentó salvar una unidad que hoy estaría complicada.