POLITICA LA AGENDA EN TRIBUNALES

Ciccone, Formosa y enriquecimiento ilícito, los frentes que se vienen

.

PERFIL COMPLETO

Lijo. El juez maneja dos causas sensibles contra Boudou.
Lijo. El juez maneja dos causas sensibles contra Boudou. Foto:Cedoc Perfil
El sobreseimiento de Amado Boudou es una bocanada de aire en el largo camino que le queda por recorrer en los tribunales federales. El ex vicepresidente todavía debe afrontar tres causas de alto calibre comparadas con la que originó el juicio oral que culminó ayer por la tarde, cuando un tribunal oral lo sobreseyó en el caso de los papeles truchos de un auto. El delito estaba prescripto.

Ciccone, Formosa y el supuesto enriquecimiento ilícito son los frentes que le esperan este año. En el primer caso, está acusado de cohecho, por haberse quedado con el 70% de las acciones de la imprenta de billetes Ciccone Calcográfica a cambio de garantizar el rescate de la compañía. Antes de que termine el año, el Tribunal Oral Nº 4 sentará a Boudou en el banquillo de los acusados para su segundo juicio oral. Esta vez, será sometido a un proceso por un hecho de corrupción entrelazado con otros dos frentes judiciales que deberá atravesar.

El juicio Ciccone llegó más rápido de lo que se esperaba. La causa fue elevada a juicio oral este año y se espera que las audiencias comiencen antes de diciembre. Eso despertó las críticas de los abogados defensores que propician un interés político en realizar el juicio cerca de las elecciones de octubre.

La causa Formosa está directamente relacionada con Ciccone. Además tienen el mismo juez: Ariel Lijo. Es una especie de germen del caso porque los hechos ocurrieron antes y gestaron la semilla de la compra de Ciccone. Boudou es investigado por un supuesto negociado con el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán. La provincia le pagó $ 7,6 millones a la firma The Old Fund en 2009 por un servicio inédito, según la Justicia: la compañía “asesoró” a la provincia en su reestructuración de deuda con la Nación. Ninguna otra provincia contrató a una intermediaria privada para ser asesorada en la renegociación de su deuda. Parte del dinero quedó en manos de funcionarios de Formosa. Otro tanto, en los bolsillos de The Old Fund. Para la Justicia, la firma es de Boudou y el negocio se hizo mientras era ministro de Economía y cumplía un rol en la renegociación de la deuda de Formosa con el Estado nacional. Boudou ya fue indagado y el juez debe decidir si lo procesa.

La investigación por presunto enriquecimiento ilícito también está en manos de Lijo y no sólo complica a Boudou sino además a su familia y su ex pareja, Agustina Kämpfer. También a su mejor amigo y socio, José María Núñez Carmona. Su entorno más íntimo está en la mira por su crecimiento patrimonial mientras Boudou fue funcionario público. En lo que resta del año se espera que Lijo cite a los 13 involucrados.