POLITICA SUMA


Citan como testigos a 22 aportantes de la fundación de Gabriela Michetti

Lo ordenó el juez federal Ariel Lijo, en el marco de la causa que investiga el origen de los fondos que le robaron a la Vicepresidenta. Los principales funcionarios.

Foto:Dyn
El juez federal Ariel Lijo dio otro importante paso en la investigación por el origen de los fondos que le robaron a la vicepresidenta Gabriela Michetti. El magistrado citó a declarar como testigos a 22 personas que, según informó a la Justicia la funcionaria, aportaron dinero para la fundación SUMA, que encabeza la dirigente de Cambiemos.

Lijo investiga de donde salieron los 234.500 pesos y 50.000 dólares que, según había denunciado Michetti, le robaron de su casa el 22 de noviembre pasado, el mismo día que la fórmula que compartía con Mauricio Macri se impuso en el balotaje. Ante el juez, la funcionaria informó que los dólares eran un préstamo de su pareja, Juan Toneli; y que los 189.500 pesos eran donaciones para su fundación. 

La funcionara, acompañada por su abogado Rivardo Gil Lavedra, ofreció la semana pasada como testigos a quienes relató que habían sido esos aportantes. Ayer, Lijo decidió citar a 22 de ellos, según informó La Nación.

Entre los principales citados están el senador Federico Pinedo; el ministro de Modernización, Andrés Ibarra; el titular de Medios Públicos, Hernán Lombardi; el secretario de Obras Públicas, Daniel Chain; la Subsecretaria de Obra Pública Federal, Marina Klemensiewitz, y el embajador en Uruguay, Guillermo Montenegro.

Las audiencias comenzarán la semana que viene, más precisamente el próximo martes, con la testimonial del contador Darío Grandi. Está previsto declare un testigo por día hasta el 22 de noviembre, fecha prevista para la audiencia de Montenegro.

Mientras tanto, David Cruzado, el policía investigado por haberle robado el dinero, declaró que no es “ningún delincuente”. Pero en la causa, a la que tuvo acceso PERFIL, está muy comprometido como posible autor intelectual o cómplice necesario del delito. Su testimonio, plasmado en cuatro carillas, tiene algunas contradicciones. Allí afirmó: “No soy ningún delincuente. A mí todo esto me preocupa un montón. Y después de un allanamiento en mi domicilio... no sé cómo decirlo, nunca hice nada raro, me da vergüenza que mis compañeros me tengan esposado y no me merezco estar preso”.

En la indagatoria, asistido por un defensor oficial, dio precisiones sobre lo que pasó el 22 de noviembre pasado. Esa noche, mientras Michetti fue a festejar el triunfo de Cambiemos a Costa Salguero, le robaron 50 mil dólares y 245 mil pesos de su casa. El juez le preguntó a Cruzado si él tenía la llave del domicilio: “Normalmente, las llaves las tiene ella en su cartera, llego al domicilio, armo la silla, la pongo a un costado, la bajo a ella y me brinda la llave. Es una llave chiquita”, relató.