POLITICA EL PLAN PARA ACORRALAR A INSAURRALDE

Clarín busca que De Narváez se baje para unificar el voto de la oposición

La estrategia del Grupo es que Massa sume el porcentaje opositor que hoy pierde en manos del diputado bonaerense. Le ofrecerían respaldo para una futura candidatura.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

La campaña política empieza a convertirse en un virulento Angry Birds donde sectores empresarios anti k buscan que los candidatos de la oposición que compiten con Sergio Massa salgan eyectados de la escena política. Presionan para que se bajen y le dejen el camino libre, sin competencia que le robe votos.

Para entender lo que sigue hay que analizar la configuración de la campaña. Para que Martín Insaurralde, el candidato de Cristina en Provincia, no logre un buen resultado electoral (o alcance la victoria), es necesario que el intendente de Tigre se convierta en un poderoso imán opositor, no sólo del voto “confuso” de “continuidad con cambio” que él propugna. Sobre todo, porque según algunos encuestadores, el 60% de los bonaerenses desaprueba la gestión de Cristina.

Los mismos consultores que cuando se lanzó la campaña a fines de junio –el 22, oficialmente– daban que Massa le sacaba diez puntos en las encuestas a Insaurralde hoy ensayan una tenue diferencia de unos tres puntos.

Francisco De Narváez se convirtió en una figura clave como destinatario del electorado puramente opositor que hay que cooptar. Y con los números de hoy –promedia los 15 puntos en las encuestas– tiene pocas chances de ser el vencedor. Si desapareciera de la escena política en los próximos meses, casi la totalidad de su electorado se volcaría por el massismo, especulan. Entendido esto, se explica la filosa estrategia del Grupo Clarín: hace poco más de dos semanas, José Antonio Aranda, vicepresidente del Grupo, habría mantenido una reunión con integrantes de la mesa chica de Francisco De Narváez. El encuentro fue cordial, pero el pedido del multimedio que mantiene una guerra fría con el kirchnerismo, concreto: “Francisco se tiene que bajar”. Hoy, para el grupo, el “líder” de la oposición es Massa. No hay espacio para otro.

Si bien los operadores del Colorado mantienen reuniones con asiduidad con otros funcionarios de Clarín, como Jorge Rendo, fue la primera vez que en las filas de De Narváez olfatearon una “presión” concreta. Voceros del grupo negaron que haya existido ese pedido al candidato y aclararon que tiene el mismo espacio que todos los candidatos de la oposición en las páginas del diario.

Quizá todo esto explica que varios medios oficialistas, como el diario Tiempo Argentino, el noticiero de la TV Pública, Visión 7, hayan dado inédito espacio a los actos de campaña de De Narváez. El Gobierno tiene un interés en todo esto, que el Colorado haga una buena elección y que no se baje de su candidatura. Ayer, el ministro de producción de Scioli, Cristian Breitenstein, reflejó esta estrategia de Clarín, sin nombrarlo: “Las grandes corporaciones le piden a @denarvaez que se baje para favorecer a @SergioMassa! Esta claro de que lado estan! @danielscioli”.

Sergio Massa ya fue favorecido con la bendición del Grupo. Casi sin filtro lleva a su tapa cualquier proyecto suyo, aunque desde hace semanas buscan que se defina claramente opositor. Obtuvo un tibio éxito cuando Massa reconoció que dejó el oficialismo “para no volver nunca más”.



Lucas Morando