POLITICA NEGOCIACIONES CRUZADAS

Clarín y Telefónica tironean a Macri para definir el negocio de las telecomunicaciones

El Gobierno busca presentar un DNU en dos semanas. El multimedios quiere que habiliten a Nextel a competir. La española presiona para mejores condiciones en TV.

Reunión tras reunion. Aguad, De Godoy y Macri con directivos de las empresas, antes de un viaje a Estados Unidos que varios de ellos compartieron.
Reunión tras reunion. Aguad, De Godoy y Macri con directivos de las empresas, antes de un viaje a Estados Unidos que varios de ellos compartieron. Foto:cedoc

El mundo de las telecomunicaciones vive el final del año con una tensión creciente, con negociaciones entre las principales empresas y el Gobierno por decisiones que serán claves para definir el mapa que se conformará durante la administración de Mauricio Macri. El Ministerio de Comunicaciones busca sacar en los próximos quince días un decreto que establezca nuevas reglas, pero que está trabado por las presiones que están aplicando los dos competidores de mayor peso: Clarín y Telefónica.

El Gobierno, como ya publicó PERFIL, está buscando una solución salomónica que deje a todos conformes. Las chances de lograrlo cambian día a día y según el dirigente consultado. A principio de semana, un funcionario de peso anticipó que el decreto sale a fin de mes. Días después, se limitó a confesar que saldrá pero “más chico” de lo esperado.

En el Ministerio de Comunicaciones, que conduce Oscar Aguad, se muestran optimistas: “Salir tiene que salir, es probable que la otra semana”. En Casa Rosada miran la película con cautela. Al cierre de esta edición, en el Gobierno confiaban en poder avanzar en un acuerdo.

“Clarín y Telefónica se tienen que aceptar mutuamente, pero nosotros no somos psicólogos”, aseveró un importante funcionario sobre las negociaciones cruzadas. Es que a pesar de que lo niegan en público, está habiendo contactos reservados entre gerentes de los principales grupos.

El objetivo de encontrar una solución salomónica no obedece sólo a una cuestión de estrategia política, sino a la intención de evitar todo tipo de presentaciones judiciales que puedan bloquear el nuevo marco regulatorio. Es sabido que son todos actores con importante capacidad de acción en el terreno judicial.

Reclamos. En el Grupo Clarín están ansiosos por lograr que  el Gobierno autorice a Nextel a prestar servicios de 4G con las frecuencias que compró a principios de año (están destinadas a dar otro tipo de servicio, por eso se necesita una autorización especial). Aseguran que están esperando desde mayo y que mientras tanto ya invirtieron US$ 300 millones. En Telefónica, replican que ellos pagaron el año pasado unos US$ 500 millones por frecuencias, en una licitación de la que no participó Clarín. Por lo que aducen que sería un beneficio injusto.

En el multimedios responden que en el mercado de la telefonía celular, con tres empresas (Movistar/Telefónica, Personal/Telecom y Claro) que se dividen el mercado en tercios, es necesario que un nuevo competidor reciba un trato especial, para quebrar ese statu quo.

“A nosotros no nos importa ningún decreto, lo único que pasó acá es que Telefónica se viene quejando y consiguiendo que todavía Nextel no pueda competir”, expresan en Clarín. “Acá no importa si le dan una mano a uno u otro, sino que todos podamos dar todos los servicios  con todas las infraestructuras”, dicen en Telefónica, desde donde vienen pidiendo reunirse con Macri.

Importantes directivos de España están viniendo con ese objetivo. Ya se aseguraron de que podrán dar TV por cable desde el 1º de enero de 2018 (existía la posibilidad de que se estirara un año más) y ahora reclaman poder dar ese servicio por satélite (implica una menor inversión).

Este último punto es muy resistido por los pequeños y medianos cableros, que temen  no poder competir.

DirecTV también sigue la negociación con atención, ya que lograría brindar el servicio de internet vía satélite.


“Kirchner buscaba segundas intenciones”

“Néstor Kirchner estuvo obsesionado desde el principio con nosotros. Diseccionaba cada tapa, cada título, cada epígrafe”, así analiza Héctor Magnetto el principio de la relación del Grupo Clarín con el gobierno kirchnerista. “Buscaba siempre segundas intenciones, mensajes subliminales, conspiraciones”, agregó.

Esas declaraciones aparecen en el libro Así lo viví, que es un diálogo que el mandamás de Clarín tuvo con Marcos Novaro, y que fue anticipado esta semana por la revista Noticias.

Allí, Magnetto desmiente que haya tenido un interés por comprar Telecom y que eso haya desencadenado la pelea con Kirchner. “Quisieron usar ese tema para seducirnos, pero fracasaron. En su cabeza, él había diseñado un negocio con gente de su confianza y pretendía asociarnos”, contó.