POLITICA DEFENSA

Claudio Avruj reiteró que Sala "no es enemiga ni hay persecución"

El secretario de Derechos Humanos aseguró que la líder de la Tupac Amaru "tiene un problema con la Justicia de Jujuy y el Gobierno respeta la independencia y autonomía".

Dibujos de Temes
Dibujos de Temes Foto:Pablo Temes
El secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, reiteró que la dirigente Milagro Sala "no es enemiga" del Gobierno y aclaró que los pedidos de distintos organismos internacionales para que sea liberada deben ser resueltos por la provincia de Jujuy.

"Hay organismos que entienden que ésta es una detención política y han hecho presentaciones. Nosotros, como Estado, tenemos la responsabilidad de representar al país, y estamos trasladando permanentemente las demandas a Jujuy, para que esa provincia dé todas las respuestas", señaló.

En declaraciones a radio Delta, el funcionario afirmó que "no hay persecución ni nada por el estilo" contra la líder de la organización Tupac Amaru, presa desde el 16 de enero acusada de instigación a cometer delitos y tumultos en concurso real. 

Avruj insistió con que Sala "es una persona que tiene un problema con la Justicia de una provincia", y aclaró que el Gobierno "respeta la autonomía de las provincias y la independencia judicial".

Por último, contó que integrantes de la Secretaría que encabeza visitaron la cárcel donde la dirigente se encuentra detenida "porque es una decisión política velar permanentemente por sus garantías en las condiciones de si detención", y dijo que no tendría inconvenientes en concurrir personalmente al centro de detención "si algún motivo lo amerita". 

La situación procesal de Milagro Sala ya le provocó dolores de cabeza en el frente externo al Gobierno argentino, tras los reclamos de dos organismos internacionales. El Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detenciones Arbitrarias, primero, y el titular de la OEA, Luis Almagro, reclamaron la liberación de la dirigente social. PERFIL se comunicó con el vicepresidente del Grupo de la ONU, José Antonio Guevara Bermúdez, que anticipó que si las recomendaciones del organismo no son tomadas en cuenta, seguirán los informes que causaron un revuelo político, nacional e internacional.

“Si el Estado no cumple con las recomendaciones, el Grupo seguirá informando al Consejo de Derechos Humanos (CDH) que su opinión no fue puesta en vigor. Queda luego en manos del Consejo decidir qué acción tomar”, dijeron a PERFIL fuentes del Grupo. En su informe de octubre, el Grupo había sido terminante, pese a los argumentos del Gobierno, y exigió “liberar de inmediato a la señora Sala, y conceder una reparación adecuada, incluida una compensación”.

Desde el gobierno de Morales rechazan la acusación de que se trata de una presa política, y que su eventual libertad pondría en riesgo a los testigos que la involucran en delitos. La dirigente de la Tupac advierte lo contrario. Afirma que las causas de corrupción en su contra son un “engaño” de Morales y de los medios. Dice que el gobernador de Jujuy busca “aniquilarla” y manifiesta que le causa “gracia” que digan que el Poder Judicial de la provincia es independiente.