POLITICA

Cómo fue la pesquisa de Perfil.com sobre la dudosa carta del Papa

La rarezas de un telegrama que engañó al secretario de Protocolo del Vaticano y puso en duda desde al Gobierno hasta la propia Nunciatura Apostólica. Las sospechas que aún levanta la misiva.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Mediodía del jueves 22 de mayo. Canales de noticias de la televisión y veloces tuiteros comenzaban a dar las primeras informaciones sobre el tema. Era "falsa". A primera vista, era una "carta" falsa. El mensaje que presuntamente el Papa Francisco le había escrito a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner por las fiestas patrias era, como se dice, "trucho".

Esa duda se sembró en la redacción de Perfil.com. Había motivos: el tuteo, el membrete solitario, "Francisco" escrito en castellano, la ausencia de toda firma, errores de tipeo, fueron algunas de las tantas pistas que permitían percatarse de la posible falsificación. Pero al tratarse de un parte proveniente de la sala de Prensa de Presidencia, era algo a considerar auténtico.

No obstante, allí comenzó la búsqueda para despejar toda duda sobre su veracidad

Perfil.com se comunicó en primer lugar con la secretaría de la Nunciatura Apostólica, cita en el barrio porteño de la Recoleta. Se les preguntó por algún responsable en prensa o comunicación. El hombre que atendió desde el coqueto edificio de la Avenida Alvear respondió que él era el encargado, sin identificarse. Cuando se le enumeró las dudas sobre la carta, respondió dubitativo: "Mmm… No… No tenemos noticias sobre una carta así". Se le repreguntó si había salido de allí y del otro lado del teléfono confirmaron: "No, no salió de acá".

Minutos después del mediodía, un vocero de la Nunciatura, la embajada oficial del Vaticano en la Argentina, confirmó a Perfil.com que la carta era "falsa". Esto ya permitía delinear el enfoque de la nota. Por algún motivo, el Gobierno habría sido engañado. Pero había que seguir confirmando y chequeando.

Más cerca de las 13 horas, se constató que tanto la agencia oficial de noticias del Estado, Télam, como la sala de Prensa de Presidencia de la Nación informaban al unísono sobre la carta del Papa y los saludos por el 25 de Mayo.

Nadie se había percatado que la carta tenía como fecha el 15 de mayo. ¿Era normal tanto tiempo? ¿Por qué se había dado a conocer este jueves 22 si estaba enviada desde la Nunciatura hacía siete días? Mayor sorpresa habría al día siguiente, cuando se confirmó que la carta, no era tal en realidad, sino que fue un telegrama. ¿Un telegrama tardó siete días en llegar? Más dudas.

Desde este medio también se llamó a las oficinas del sector de Prensa de Casa Rosada y se procuró advertir de las rarezas del texto. En Presidencia aseguraron al redactor de esta nota que se trataba de "información oficial" y que "había llegado por las vías habituales".

Descartaron por completo toda sospecha y confirmaron que era original, a pesar de haberles señalado que desde la Nunciatura habían asegurado a Perfil.com que de allí no había salido ningún telegrama por el 25 de Mayo, salvo un saludo a los sacerdotes de la iglesia de la Virgen de Rosario de San Nicolás.

El tercer llamado fue a la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA). Se enteraron por Perfil.com de la presunta existencia de la misiva.

Cuarto llamado. Perfil.com también se comunicó con el Arzobispado porteño, desde donde el sector de prensa y comunicación (que también responde a Canal 21), aseguraron que desconocían toda carta del Papa por las fechas patrias. También dudaron de que una carta o texto enviado por el Santo Padre tuviera errores o detalles no revisados. Desde la oficina que lo vio a Bergoglio salir como cardenal, describieron la obsesión "del padre por corregir las cartas", por revisarlas una y otra vez. “Una y otra vez”, repitieron. "¿Faltas de ortografía o errores de tipeo? No vi la carta, pero es imposible que eso haya salido de Francisco", dijo quien en su momento era la encargada de tipear los dictados del ahora Pontífice.

“Además, él es muy respetuoso con las mujeres. No creo que haya tuteado (a Cristina Fernández de Kirchner)", subrayó la vocera de Prensa del Arzobispado.

Pasadas las 13 horas, la nota estaba reproducida por todos los medios, salvo por Perfil.com, debido a que se continuabamos chequeando la información. Hasta entonces desconocían la carta en la Nunciatura, Arzobispado, y AICA, y en Presidencia aseguraban que la carta era real.

Quinto llamado. Se volvió a llamar a la Nunciatura. Atendió la misma persona, sin identificarse: "Ah, es el que llamó hace una hora. Mire, luego de su llamado chequeamos acá y sí, la carta es real, la escribió el Santo Padre".

"Te puedo confirmar que la carta es real y sí fue realizada por Francisco", dijo el vocero de la Nunciatura de manera ambigua, con la misma respuesta que horas después reproduciría el argentino monseñor Guillermo Karcher, responsable de Protocolo y Ceremonial del Vaticano.

Se cerró entonces la nota de manera idéntica a casi todos los demás portales o medios de comunicación con la diferencia de tener un párrafo aparte con subtítulo propio sobre “las dudas sobre la veracidad de la carta”. Allí, se reseñaba los principales llamados, las dudas del Arzobispado e incluía la confirmación final de que la carta sí había salido de la Nunciatura Apostólica, según ellos confirmaron ya cerca de las 14. Al momento de su publicación y ante la duda, se decidió preservar la información concreta y oficial del Gobierno y se desestimó la publicación de esa aclaración.

Sin embargo, esta "novela de la carta del Papa" no había hecho más que comenzar. Monseñor Guillermo Karcher desmintió en horas más tarde que la carta haya sido enviada por el Papa. En sus reflexiones con medios argentinos dio a entender que habría provocado cierto malestar en Francisco y luego se limitó a describir el contenido de la carta como de "mala leche", entre otras expresiones.

Minutos después, Oscar Parrilli, secretario general de Presidencia junto al secretario de Culto, ratificaron que la carta les llegó como parte del correo habitual desde la Nunciatura. Con toda esta información de desmentidas del segundo argentino en importancia en el Vaticano, jefe de Protocolo, Karcher y el cruce con el Gobierno fueron impresas las tapas de los diarios que esta mañana salieron a la venta en los kioskos.

Pero durante la mañana del viernes, la "novela" sumaría otro capítulo. Hoy, lectores, funcionarios y colegas despertaron con que la misiva, a la que ahora describen como “telegrama”, era en realidad verdadera, según lo que expresó por radio, algo arrepentido y ofuscado, monseñor Karcher. Lo confirmó también el propio Nuncio apostólico en diálogo con todos los periodistas. Tanto Tscherrig como Karcher parecían algo molestos ante el diálogo con la prensa. Pero, ¿qué pasó en el medio?

Las dudas que persisten. En síntesis, en la mañana de ayer, en un primer llamado, desde la Nunciatura confirmaron que de ellos "no había salido nada". Al mismo tiempo, el jefe de Protocolo de la Santa Sede había asegurado que la misiva era de “mala leche” y “trucha”. ¿Qué pasó que luego ambas fuentes se desdijeron? ¿Manto de piedad por parte del Papa para dar por terminado el tema? ¿La carta era entonces realmente falsa? A la par, se asegura que es un telegrama real del Papa y está fechado el 15 de mayo. ¿Porqué siendo un telegrama tardó tanto tiempo en llegar?. Las dudas de la carta de la discordia. 



Emiliano G. Arnáez