POLITICA ENTREVISTA

La senadora que desafió a Macri cuenta cómo fue su travesía a caballo

Magdalena Odarda narró, en diálogo exclusivo con Perfil, su viaje hasta el lago ubicado en terrenos del empresario inglés Joe Lewis.

Magdalena Odarda
Magdalena Odarda Foto:Facebook
Llegar al campo de Joe Lewis es un viaje de turismo aventura. Baqueanos especializados que conozcan la zona, caballos, provisiones y ropa apta para acampar en la alta montaña son algunas de las cosas con las que uno tiene que contar si para ir a conocer el Lago Escondido utiliza el sendero "peatonal" que ayer recomendó el Presidente, Mauricio Macri, en una conferencia de prensa. 

Una carta pública que la senadora nacional por Río Negro, Magdalena Odardale escribió en su Facebook al Presidente reavivó la polémica por el acceso al famoso campo del empresario inglés. En diálogo telefónico con la legisladora, Perfil reconstruyó la travesía que realizó hace unos años junto a su abogado y la comitiva a cargo de realizar una inspección judicial. 

Según cuenta Odarda, el conflicto es de larga data. "Allá por 2010 el juez ordenó hacer una inspección judicial de los dos caminos que van hasta el Lago Escondido, el de Tacuifí (que es el que está cerrado por Lewis) y el de alta montaña que es el que ayer recomendó usar Macri y que, a diferencia de lo que el cree, no sale de la ruta nacional 40 sino de unos kilómetros más adentro en el campo", comentó a este portal.

Para poder transitar por el camino "peatonal" que propone Mauricio Macri (el mismo que propone Joe Lewis y que son aproximadamente 80 kilometros ida y vuelta), uno debe tener -ante todo y además de tiempo- un buen estado físico, ya que el viaje dura aproximadamente cuatro días y hay tramos que deben hacerse a caballo.    

"Hay que salir de un bar que se llama 'Lo de Wharton', un punto de salida tradicional para los jóvenes que vienen a hacer viajes de mochilero y que, a diferencia de lo que cree Macri, está lejos de la ruta 40 y de El Bolsón", explicó la senadora a Perfil. 

"Para poder ir tranquilo y seguro, tienen que acompañarte baqueanos que te guíen y no te pierdas; si no, es imposible. A nosotros nos acompañaron como 30 que cuidaban de nosotros, de los delegados de la Inspección General de Justicia y de los representantes de Lewis", relató Odarda. "Cuando salís de Wharton cruzas el Río Encanto Blanco por una pasarela que está en muy mal estado, y seguís caminando hasta el primer refugio que es Cajón del Azul. Desde allí hay que cabalgar hasta otro refugio, 'Los Laguitos' y dormir allí porque te agarra la noche y no se puede seguir", agregó.

Hasta ahí hay un día de viaje. Para continuar hacia el campo de Lewis hay que seguir unos kilómetros más a caballo hasta "Lago Soberanía" y "de ahí a pie hasta desembocar en la costa oeste del Lago Escondido", precisó la legisladora.

Distancias. Si los habitantes de la zona y los turistas pudieran usar el camino que "invade la privacidad" del empresario inglés, estarían solamente a 25 kilómetros del atractivo espejo de agua natural. 

"El camino está en excelente condiciones y se puede ir en auto, sin embargo, quienes intentan usar esta vía son amenazados e intimidados. A veces cuando pasas se ve gente dentro del campo de Lewis con armas", dijo Odarda a este portal.

Este camino molesta a Lewis por varios motivos. Uno: porque termina en el extremo este del lago, donde el empresario amigo del Presidente tiene su mansión. Y segundo, porque según confirmó la senadora, "las mansiones están construidas sobre el camino original, que es la traza que el juez ordenó respetar. Es decir, para llegar al lago tenemos que pasar por el jardín de la casa de Lewis". 

La vuelta. Para volver, cualquier usuario común tiene que hacerlo por donde fue. Pasando los mismos lagos, escalando las mismas piedras, saltando las mismas maderas y montando los mismos caballos. 

Sin embargo, los representantes de Lewis y los delegados de la IGJ cuando llegaron al Lago Escondido, dieron por terminada la inspección y "se fueron en lancha hasta la mansión del empresario", según expresó la senadora. Es decir, salieron por la puerta de la casa de Lewis y llegaron antes porque la vuelta la hicieron en auto, mientras que los baqueanos y mi abogado se vinieron con caballos para buscarme y llegar al Bolsón".   

Accidente. A pesar de querer formar parte de la excursión, la senadora no pudo llegar al destino final por un grave accidente. Su caballo, al igual que el de uno de los guías, se asustó por las avispas que lo atacaron cuando pisó sin querer un panal, y los tiró al piso. Tuvo que pasar la noche en un refugio para volver luego a cabalgando con el resto de los guías. 

"Esperé que regresaran a El Bolsón para poder seguir viaje y ser atendida. Yo tarde un día más que el resto en llegar al punto de encuentro por mi estado", comenta Odarda. "Pude haber vuelto antes porque el apoderado de Lewis me ofreció su helicóptero (el mismo en el que viajó Macri) para salir de ahí y llevarme hasta el hospital, pero no acepté porque quería demostrar que si eso le pasa a cualquier ciudadano común, lo más probable es que pida ayuda y no la tenga".  

Paradoja. Aunque este camino ideal para quienes se animan a hacer turismo aventura y sus atractivos paisajes forman parte de una reserva natural, el campo con las mansiones y el famoso Lago Escondido quedaron afuera de esa reserva por una ley provincial sancionada en la década de los 90-