POLITICA

Cómo se reordenará la Corte Suprema de Justicia sin Argibay

El fallecimiento de la magistrada no generará un nuevo nombramiento. Los detalles.

Foto:DYN

“La balanza de la Justicia, símbolo del poder judicial, independiente en una República en la que prima la división de Poderes y el control recíproco de los mismos entre si, se balancea para un lado con la nueva composición del Máximo Tribunal al perder uno de los votos más independientes que ha tenido, el de la ministra Carmen Argibay”, explicó el constitucionalista Félix Lön.

La pérdida de Argibay podría generar situaciones negativas en la toma de decisiones del más Alto Tribunal en causas sensibles para el Gobierno en detrimento del valor Justicia como de los ciudadanos”, continuó Lön.

La ausencia de Argibay no generará un nuevo nombramiento ya que el ex presidente Néstor Kirchner en el año 2006 redujo el número de ministros a cinco miembros a través de la ley 26.186.

“En virtud de dicha ley la composición de la Corte Suprema de Justicia de la nación es de cinco jueces y estableció además el procedimiento transitorio para la futura reducción paulatina de sus miembros para llegar a la integración de los cinco miembros establecida.”, explicó el constitucionalista Christian Cao.

“La ley también fijó las mayorías que se requieren para la toma de decisión al recomponer la integración del Tribunal de siete a seis integrantes, manteniendo la cantidad de cuatro votos requeridos para emitir un pronunciamiento supremo”, sentencia Cao.

Esta nueva etapa del Máximo Tribunal dependerá de los consensos que pueda construir o no, el  presidente del cuerpo, Ricardo Lorenzetti, una incómoda situación política para la resolución de causas sensibles ya que ante un empate de tres a tres, deberán limitarse a la solución a la que lleguen los ministros en sus Acuerdos.

Ayer, algunos asesores letrados del Máximo Tribunal explicaron a Perfil.com que la mayoría para resolver conflictos sigue siendo de cuatro votos, pero no dudaron en aclarar que la pérdida de Argibay será notoria para mantener la independencia.

También especulaban con que si ante un empate o la imposibilidad de llegar a un acuerdo, podrían o no intervenir los conjueces ante la Corte, o si las resoluciones se dilatarán en el tiempo hasta lograr un acuerdo.

Votos. En las últimas resoluciones, la ministra Elena Highton de Nolasco votó en favor del  Gobierno como también lo hicieron el ministro Enrique Petracchi, quien habría sido el ideólogo de la resolución final para destrabar la Ley de Medios, según voces judiciales.

Por último, Eugenio Zaffaronni, alineado con el Gobierno, adelantó que se retirará al cumplir 75 años de edad en enero del próximo año.

Petracchi (78) además, atraviesa un delicado estado de salud lo que coloca al Máximo tribunal en una especie de situación de alerta.

En tanto, Carlos Fayt tiene 96 años, el otro tan independiente como lo fue Argibay. Esta misma linea sigue el ministro Juan Carlos Maqueda.

Ricardo Lorenzetti, enfrenta de esta manera un nuevo desafío, lograr acuerdos.

Salvo que se modifique dicha ley como lo ha solicitado Zaffaroni que avala la modificación de la Corte con 19 miembros y tribunales constitucionales, se requieren cuatro miembros para nombrar un quinto y la mayoría para una resolución será de cuatro votos.

Por ello, ante cualquier imprevisto que ocurra en la actual composición de la Corte, generará un simbronazo político aunque en el oficialismo ya existirían dos candidatos a asumir el más alto cargo judicial, la Procuradora Alejandra Gils Carbó como el actual Secretario de la Legal Y Técnica, Carlos Zanini.

Aunque el Gobierno analizaría el nombre del nuevo integrante, cualquier propuesta del poder ejecutivo debe ser aprobado con los votos de los dos tercios del Senado y allí las fuerzas políticas decidirán.

(*) Especial para Perfil.com.



Natalia Aguiar