POLITICA UNA ESTRUCTURA OCIOSA

Comuneros: trabajan poco pero cuestan $ 67 millones por año

Desde mayo pasarán a cobrar $ 29 mil netos por mes. La oposición denuncia que sólo los jefes comunales tienen poder de decisión.

Foto:Cedoc

El sistema de comunas insume montos millonarios en salarios, la elección de sus cargos se realiza por el voto directo de electores que poco saben sobre sus competencias y ha evolucionado en un sistema de gestión que no convence ni a oficialistas ni a opositores.

La organización interna de cada comuna está librada a la voluntad de sus integrantes, no hay un reglamento común y hay fuertes contrastes entre distintas reparticiones. Comuneros de PRO, Proyecto Sur y el Frente para la Victoria, admitieron –en estricto off– ante la consulta de este medio que algunos de los funcionarios electos por sus partidos no realizan ninguna tarea. En algunos de los casos, se trata de competencias concurrentes con el Gobierno de la Ciudad, pero ni siquiera las competencias exclusivas han sido descentralizadas, denuncian dirigentes opositores.

Desde la oposición, se acusa al Gobierno de la Ciudad de concentrar todas las competencias comunes y aún las exclusivas de las comunas. “Desde la Secretaría de Gestión Comunal bajaron una línea para que los presidentes de las Juntas –que en las 15 comunas son del PRO– sean los que gobiernen”, indicó Ondina Fraga, representante del FpV en la Comuna 6.  

La legisladora del FpV María Rosa Muiños, titular de la Comisión de Descentralización, explicó que los comuneros “no cuentan con acceso a los sistemas de consultas de Gestión Administrativa y Financiera que les permitirían conocer los detalles sobre los gastos en su comuna”. Por su parte, Carlos Méndez (electo por Proyecto Sur en la Comuna 15), resumió la situación con un dato: “Ni siquiera puedo saber cuánto vale una hamaca en los contratos de la Ciudad”.

En tanto, el presidente de una de las comunas más importantes indicó a PERFIL que en su distrito, “los comuneros de la oposición no quieren trabajar”. Pero reconoció que las “licitaciones las hace la Secretaría y sólo los presidentes de comuna estamos en la comisión de evaluación y otorgamiento”.

También asumió que hubo errores en uno de los planes de gestión para las comunas más polémico del PRO: el decreto 251 de 2014, que creaba figuras de gerentes y subgerentes para las comunas sobre el que pesa una cautelar que impide su aplicación. El Tribunal Supremo de Justicia aceptó un amparo opositor basado en “la gravedad constitucional de la intromisión del Poder Ejecutivo en la competencia de las Comunas”.

A la par del aumento de las críticas opositoras por la falta de competencias para las comunas, creció de manera exponencial durante el gobierno del PRO la Secretaría de Gestión Comunal, a cargo de Eduardo Macchiavelli –quien no respondió las consultas de este medio–.

La Secretaría tiene un presupuesto para 2015 de 1.221 millones de pesos, pero se prevé que terminará siendo mayor ya que 2014 lo cerró con una ejecución de $ 1.394 millones. De ese monto, menos de la mitad va directo a las comunas. Para este año se trata de $ 561 millones que se distribuirán entre las quince comunas.

La dirección de Obras Comunales manejó el año pasado un presupuesto de poco más de $ 105 millones. La mayoría de las obras que llegan a las comunas se hacen directo desde la administración central. De hecho, la subsecretaría de Espacio Público Comunal apenas tuvo un presupuesto de un millón de pesos. Según fuentes consultadas por PERFIL, la gran mayoría de las obras para mantener y mejorar las plazas se manejan desde el Ministerio de Espacio Público.

“Una forma de ver si las comunas están funcionando como deberían es ver si se conoce a los presidentes de las Juntas Comunales o a los candidatos en los barrios, y la respuesta claramente es negativa”, sostiene Andrés Borthagaray, ex subsecretario de descentralización durante la gestión de Enrique Olivera.



Aurelio Tomas / Gabriel Ziblat