POLITICA


Con el aval de Cristina, asumió Milani como jefe del Ejército

La Presidenta ascendió al discutido militar y a otros oficiales de las Fuerzas Armadas.


Foto:Télam.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner entregó esta tarde el diploma de ascenso a teniente general al cuestionado jefe del Ejército, César Milani, durante un acto que se realizó en el Salón Blanco de la Casa Rosada. En la ceremonia, también entregó sables y diplomas de ascensos a jefes militares de la Armada y de la Fuerza Aérea.

Sin brindar palabras a los asistentes, la Presidenta encabezó la ceremonia y se retiró a su despacho, adonde recibiría, según informaron fuentes de la Casa de Gobierno a representantes del Centro Islámico de la Argentina y, más tarde, a las Iglesias Evangélicas.

Retroceso. La llegada de Milani a la cúpula del Ejército llegó de la mano de críticas por su pasado en la dictadura militar y las diferencias de sus últimas declaraciones juradas.

Horacio Verbitsky, periodista y titular del CELS, ha pedido que Milani "dé un paso al costado", dado que "no es tan seguro que los hechos que se le imputan sean falsos". Estela de Carlotto, en cambio, relativizó hasta la mención de César Milani en la edición riojana del "Nunca Más", al sostener que "hay miles de personas que están nombradas en ese libro y no son genocidas".

Mientras tanto, la madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora Nora Cortiñas fue más allá en el rechazo al nuevo jefe castrense. Cortiñas reconoció que le dieron "asco" los senadores que aprobaron el pliego de ascenso de Milani, y remarcó que la designación significa "la vuelta a la Obediencia Debida".

"Lo de ayer fue un retroceso. Un irrespeto total a la lucha de más de 30 años que llevamos los organismos de derechos humanos", consideró Cortiñas sobre la sesión en la que el oficialismo, con el apoyo de aliados, avaló en el Senado el ascenso del cuestionado general.

Contra ello, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, avaló el nombramiento y sostuvo hoy que "no hay contradicción" en la política de derechos humanos del Gobierno, al indicar que las acusaciones contra el militar "no tenían ninguna comprobación".

Además, desacreditó la denuncia del jefe del bloque radical en el Senado, Gerardo Morales, quien alertó que "el Ejército espía" a políticos opositores y desde que Milani está al frente de esa institución castrense, "involucraron a las Fuerzas Armadas en inteligencia interna". "Esas declaraciones del senador Morales tienen más que ver con el debate político. Morales nos tiene acostumbrado a descalificar e insultar sin ningún tipo de prueba y capacidad argumentativa", apuntó el funcionario contra el legislador de la UCR.

Interna. La titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, dejó expuesta la interna entre los organismos de Derechos Humanos. Para Bonafini, “son los mismos (los) que critican a Milani, a la Presidenta, están diciendo de todo de la Universidad de las Madres: que tenemos deudas, que cómo vamos a tener una universidad”. “Nosotros estamos pagando la deuda de los Schoklender, la estamos pagando nosotros con nuestro esfuerzo, con nuestro trabajo, con la ayuda de mucha gente y con algunas provincias que han sido muy serias y nos han pagado lo que debían haber pagado antes y no pagaron, para que nosotros podamos cubrir esa deuda tan infernalmente grande”, continuó.

“Esos mismos ahora critican la Universidad de las Madres, el Instituto de las Madres, entonces en dónde estamos: unos estamos acá y otros están allá. Eso es igual a la reparación económica. Los que cobraron la reparación son los que no quieren a Milani, son tan dignos... pero vendieron la sangre de los hijos, hay alguna diferencia”, apuntó.

El hombre del escándalo. Milani, quien fue acusado por algunas entidades de derechos humanos por su presunta actuación en delitos de lesa humanidad cuando estuvo destinado en Tucumán y La Rioja en la década del '70, en reiteradas veces enfatizó que apoya el "proyecto nacional" impulsado por la presidenta Fernández. El pliego para lograr el ascenso a teniente general ya estaba en el Senado desde antes, pero en julio pasado la jefa de Estado decidió postergar ese tratamiento luego de las acusaciones contra el militar.

Milani egresó del Colegio Militar como oficial del arma de ingenieros y durante casi toda su carrera militar se especializó en inteligencia, área que conduce además dentro del Ejército. Además, pesa contra el miltar una denuncia por presunto enriquecimiento ilícito, causa a cargo del juez federal Daniel Rafecas, luego de que el programa televisivo "Periodismo Para Todos" (PPT) destapara que el general cobra un sueldo 15.000 pesos y, sin embargo, posee un lujoso chalet en el barrio La Horqueta, del partido de San Isidro, así como coches de alta gama y otros bienes, entre ellas cuatro propiedades en Cosquín, Córdoba.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • César Milani
  • Cristina Fernández de Kirchner
  • Ejército
  • Fuerzas Armadas
  • Asumió Milani