POLITICA TRABAJADORES

Con Medina preso, la CGT busca la unidad y evita criticar a Macri

El martes se reúnen a los gremios de la Argentina en la Confederal. Estará Moyano, uno de los próximos "objetivos" de Cambiemos, y hay dudas sobre el bancario Palazzo.

CGT unificada con Daer, Schmidt y Acuña.
CGT unificada con Daer, Schmidt y Acuña. Foto:DyN

La CGT realizará este martes una reunión de su Comité Central Confederal, máximo órgano ejecutivo de la central obrera. La reunión se dará tras la profundización de un acercamiento con el Gobierno luego de la marcha a Plaza de Mayo del 22 de agosto último. 

Al encuentro, del que no se prevé que surja una medida de fuerza, asistirán entre otros Hugo Moyano (Camioneros), Luis Barrionuevo (Gastronómicos) y Antonio Caló (UOM), representantes de las tres vertientes sindicales que conformaron el año último la CGT unificada en cabeza de un triunvirato.

Fuentes sindicales informaron a DyN que la reunión, con organización del gremio ferroviario La Fraternidad, se concretará desde las 10 en el teatro Empire, ubicado en la calle Hipólito Yrigoyen 1934, de la zona porteña de Congreso. Al encuentro también concurrirán sindicatos díscolos como los agrupados en el movimiento MASA, espacio confederado que no reconoce la conducción tripartita y que lidera el dirigente taxista Omar Viviani. 

Los voceros dijeron que los dirigentes gremiales más encumbrados buscarán que el encuentro se realice con "total armonía, en procura de alentar expresiones tendientes a establecer un mecanismo de unidad, para revertir la fragmentación actual del movimiento sindical".

Los principales referentes de la CGT intentarán evitar que se repitan los chiflidos a la conducción del último plenario de secretarios generales de la central obrera, concretado en el microestadio del Club Ferro Carril Oeste el 28 de julio. Pese a la profundización del acercamiento con el Gobierno, no se descartan discursos críticos con la administración nacional por parte de dirigentes que advierten que el Ejecutivo puede promover una reforma laboral similar a la aplicada en Brasil.

En el encuentro realizado en el microestadio de Ferro, las palabras más duras contra la Casa Rosada fueron emitidas por Leonardo Fabre, secretario general del sindicato APOPS, uno de los gremios con afiliados de la ANSES. Fabre, integrante de la Corriente Federal de Trabajadores, pidió "disputarle el poder" a lo que definió como "Gobierno de mierda" y consideró que la conducción de la central obrera "no existe por no tomar las medidas que hay que tomar".

Pero la Corriente Federal de los Trabajadores, cuyo líder es el bancario Sergio Palazzo, hasta esta mañana no había confirmado su participación en la reunión del Comité Central Confederal. Sin embargo, sí se comprometió a asistir Pablo Moyano, secretario gremial de la CGT y número 2 de Camioneros, quien a mediados de septiembre último llamó a votar por la ex presidenta Cristina Kirchner o el líder de 1País, Sergio Massa, en las próximas elecciones legislativas, para evitar una eventual "flexibilización laboral" por parte del Gobierno.

Desde la marcha del 22 de agosto, el Gobierno y la CGT retomaron el diálogo y tuvieron varias reuniones, en las que discutieron temas como el blanqueo laboral, la formación profesional y mejoras en las prestaciones de las obras sociales. En cada uno de esos encuentros el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, se encargó de aclarar que cualquier iniciativa del gobierno avanzará con el "consenso" del sector sindical. Al mismo tiempo, tanto desde la CGT como desde el Gobierno han manifestado que no se discute la posibilidad de una medida de fuerza al considerar que no es el momento apropiado.