POLITICA

Conozca a Gustavo López, el último de los "voceros" de Cristina Kirchner

El subsecretario general de la Presidencia habló por el "Lázarogate" y los ataques K a Scioli. La Alianza, la "traición" a la UCR y perfil bajo.

PERFIL COMPLETO

Foto:DyN.

Los Kirchner tuvieron interlocutores oficiales para anuncios puntuales -como el ex "vocero mudo" Miguel Nuñez o, ahora, Alfredo Scoccimarro- y a sus otros voceros 'no oficiales' para que salieran en los medios a defender al Gobierno, como lo fueron en su momento Luis D'Elía, Aníbal Fernández o Gabriel Mariotto y en los últimos tiempos Juan Manuel Abal Medina y Diana Conti, entre otros.

El último de los funcionarios autorizado expresamente por Cristina Fernández de Kirchner para hablar con el periodismo ante situaciones delicadas es el subsecretario general de la Presidencia, Gustavo López.

Surgió en el radicalismo con Raúl Alfonsín, siguió con la Alianza y en la "decáda ganada", López se ganó la confianza de la primera mandataria tras su gestión como director del Sistema de Medios Públicos y su férrea defensa de la Ley de Medios, cuya "autora intelectual" fue nada menos que la ex diputada Silvia Vásquez, creadora del partido Concertación FORJA. López hoy se adjudica hoy ser el "presidente" de ese partido, pero el lema está trabado en la Justicia.

En solo tres semanas, Gustavo López salió a respaldar en forma pública a la Rosada en dos asuntos espinosos para el kirchnerismo: el escándalo del lavado de dinero del empresario Lázaro Báez y ahora la denuncia de Moyano por los embates contra Daniel Scioli.

López afirmó que son una "bajeza insostenible" las pruebas reveladas por TV sobre las bóvedas de los Kirchner y este miércoles señaló que el mandamás de la CGT se "haga cargo" de sus dichos sobre los ataques de la Casa Rosada al gobernador bonaerense.

Pese a sus apariciones mediáticas, López cultiva un perfil bajo, a tal punto que a veces utiliza medios de transporte públicos y atraviesa a pie la Plaza de Mayo para llegar a su lugar de trabajo, según pudo comprobar Perfil.com. 

Desde Alfonsín a Kirchner. El "radical K" inició su carrera política como interventor del gremio cárnico en 1983 y luego fue secretario de la Universidad de Buenos Aires (UBA) con el apoyo de la Franja Morada.

Con el gobierno de la Alianza, Gustavo López se convirtió en interventor del exCOMFER y con la caída del gobierno de De la Rúa, en 2001, logró reposicionarse en la Capital Federal junto a Aníbal Ibarra. En 2003 fue nombrado secretario de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires por el mismo Ibarra.

Como jefe de la cartera cultural, López tuvo que declarar en la Legislatura porteña por la tragedia de Cromañón que terminó con la destitución de Ibarra. Fueron años más complicados, ya que desde la Unión Cívica Radical lo acusaron de "traidor" por cristinizarse una vez que la mayor parte de los radicales K rompió relaciones con la Rosada.

López dejó el gobierno porteño a mediados de 2007 y se sumó a la campaña de Julio Cobos como vicepresidente de Cristina Fernández. El éxito de la elección, sus antecedentes en el COMFER y su status de operador "radical K" provocaron que en noviembre de 2007, antes de dejar la Presidencia, Néstor Kirchner lo nombrara director del Sistema Nacional de Medios Públicos (SNMP).

A fines de julio de 2008, la renuncia de la ex funcionaria Rosario Lufrano lo acercó a la cúpula de la Casa Rosada: López dejó la dirección del SNMP en manos de Tristán Bauer para convertirse en el subsecretario general de la Presidencia, bajo las órdenes de Oscar Parrilli.

Partido "propio". Gustavo López se adjudica ser el "presidente de la Mesa Nacional del Partido de la Concertación FORJA", alineado con la Rosada. El partido fue creado por la diputada Silvia Vásquez, pero luego el funcionario se habría "apropiado" de la agrupación, según una denuncia radicada en la Justicia. Poco a poco fue avanzando en Capital, provincia de Buenos Aires y otras tres provincias con el lema "siempre con Cristina".

Tropezón con la valija. Un mes y medio después del escándalo de la valija de Antonini Wilson en agosto de 2007, el último de los "voceros" de la Presidenta quedó envuelto en una polémica. La agencia Diarios y Noticias (DyN) publicó una entrevista con el funcionario en el que afirmaba:  "O Antonini es el culpable o hay otro culpable (...) Alguien se tiene que hacer cargo Enarsa, Uberti o quien sea". López negó luego haber concedido en el reportaje. Pero la frase se interpretó como una "meaculpa" en el oficialismo y generó enojos en los pasillos de Balcarce 50.

(*) De la redacción de Perfil.com.do de la Concertación FORJA

Partido de la Concertación FORJA

Partido de la Concertación FORJAPartido de la Concertación FORJA



Diego Gueler (*)