POLITICA POLÍTICA, MENTIRAS Y VIDEO

Contraste: Scioli paladín de los '90 vs. Scioli defensor del modelo

El kirchnerismo juega con un cóctel basado en la campaña del miedo. Scioli inventó un pasado y fue el más noventista de todos.

PERFIL COMPLETO

Foto:DyN

El oficialismo está nervioso. Aún no entienden cómo perderán con “la derecha”. A esta altura, no hay fanático inocente. Sepultados los idealismos, se aferran a mantener los negocios, beneficios, prebendas, acomodos obtenidos durante la década ganada. Por ellos. Pequeño detalle. El kirchnerismo los confundió que el gobierno era lo mismo que el Estado y el Estado; un partido político. Por tal razón, el peronismo es el partido conservador del siglo XXI o una “nostalgia que da votos” como señala Julio Bárbaro.

Mientras que en todas las oficinas públicas del país exigen a los trabajadores votar por Daniel Scioli y empapelan los edificios con carteles fogoneando la campaña del miedo, se contratan decenas de militantes por día. Por el decreto 2402 Cristina pasó a planta permanente a 49 contratados en el Ministerio de Alicia Kirchner. En la Secretaria de Comercio se sumaron 117 personas más y 197 en el PAMI. Todo en tiempo record. El kirchnerismo ya no va por todo sino por lo que le queda. Al ritmo actual de contratar 2000 personas por semana, el 10 de diciembre el Estado habrá sumado casi 7000 empleados a su planta estable. Unos 300 por día. O sea 12 tipos y medio por hora. Algo así como 1 persona cada 5 minutos.

El periodismo “militante” muestra la peor cara. Macri habló con Jorge Rial de la TV Pública. Al novio de Agustina Kampfer le aseguró que no existirá ni un 678 ni tampoco un 876. Luis Bremer, panelista en canal 13 de espectáculos, escribió en las redes sociales que Macri cerrará los medios públicos. Días atrás había pedido perdón por tuitear una foto de las inundaciones en Bs As criticando la gestión del PRO. Pero la foto era del 2013. ¿Bremer se equivocó inocentemente otra vez? ¿En la campaña del miedo está todo permitido? ¿Incluso que supuestos periodistas profesionales mientan y engañen a su público con frases o hechos que jamás ocurrieron? Parece ser que sí. Pero en el canal público, que dejará de ser “nuestro” si gana Macri, como se sinceró un tal Carlos Barragán en Radio Nacional, realizarán una asamblea para “concientizar a los trabajadores” de votar a Scioli. Como si los empleados públicos fuesen empleados del Frente Para la Victoria o simples robots que hay que decirles qué deben hacer. 

La Universidad de San Martín, experta en firmar contratos con los medios “públicos”, virtualmente privatizados en tiempos K, prometió en el 2016 una mega serie titulada “La Fuerza del amor”. Será una producción de 60 capítulos, tal como explicó el portal Eliminando Variables, de 48 minutos cada uno dedicado a fogonear “la educación y la cultura y las políticas sociales impulsadas por el Estado Nacional”.

Por si fuera poco, Julia Mengolini, conductora de C5N criticó la cobertura que realizó el canal en el que trabaja, propiedad de Cristóbal López.  Pero, después en uno de sus programas radiales en un medio público, dijo que fue una operación política. Pidió el audio y después se desdijo en privado ante uno de los periodistas de Radio Cultura. Gerardo Romano hizo la gran Fito Paez y el Mono de Kapanga aseguró que no se sentaría a comer un asado con Macri. Obviamente, la opinión fue recibida con bombos y platillos en la agencia oficial de noticias.

Julio De Vido se comprará 15 pianos por un millón y medio para el Centro Cultural Néstor Kirchner y el Banco Central, antes de ser allanado por la Metropolitana, perdía 185 millones de dólares en reservas. Por decreto, Cristina aumentó un 330% el presupuesto de INCAA TV y Pablo Echarri salía a tocar timbres en el conurbano bonaerense.

Mientras todo eso ocurre, contrataciones, miedo, afiches y mentiras, una mujer que conoció a Daniel Scioli hirió de muerte al relato. María Eugenia Estenssoro posteó una foto de la lancha del ex motonauta dedicándosela a su padre al festejar la privatización de YPF en los noventa. Decenas de fuentes que conocieron al supuesto deportista exitoso, me aseguraron que Scioli también inventó su pasado, amparado por una campaña mediática orquestada desde el poder menemista como nunca antes se vio. Si Scioli pierde la elección, seguramente la investigación quedará en la nada. No es lo importante. Lo cierto es que el ex diputado menemista fue una gloria del deporte en los noventa de la misma manera en que los Kirchner defendieron a los derechos humanos durante sus gobiernos en la Patagonia. Un verso.

Por esa  razón la campaña del miedo no prende. Scioli fue hijo del menemismo. El padre de Macri ya era poderoso en los noventa. Es muy distinto nacer y crecer políticamente durante la “denostada” década infame que cambiar de opinión sobre las ventajas y desventajas que implican que YPF sea estatal o no. Esa contradicción explica cómo un relajado Daniel Scioli podía defender las privatizaciones ante Marcelo Longobardi, tal como nos muestra el bloggero Javier Smaldone, y cómo dice lo contrario, un enojado y nervioso Scioli en el 2015. 

Esas son los videos que 678 guarda sigilosamente en el placard del olvido. A todos ellos que reeditaron el pasado y el presente, he aquí un homenaje a su militancia

(*) Especial para Perfil.com | Twitter: @luisgasulla



Luis Gasulla