POLITICA DEFINICIONES SOBRE EL NUEVO GOBIERNO

Convocarán a los gobernadores y a los jefes de la oposición a firmar un acuerdo político

Marcos Peña, futuro jefe de Gabinete, confirmó que buscarán apoyo para impulsar un paquete de políticas de Estado.

PERFIL COMPLETO

Foto:Pablo Cuarterolo

A pocos metros, el equipo económico define las medidas para la primera semana de gobierno. En su oficina, el encargado de coordinar a todo el gabinete, Marcos Peña, acaba de dialogar con Mauricio Macri. Su preocupación ahora se enfoca en generar un impacto con la llegada al gobierno que exprese un cambio de época, una apuesta que incluirá la convocatoria a todos los candidatos a presidente y a los gobernadores para sellar un pacto de apoyo a políticas de Estado.

—¿Cuál es la prioridad en la primera semana?
—Construir una dinámica de confianza y de nueva etapa, porque eso nos va a permitir trabajar sobre los tres ejes estructurales: pobreza cero, unir a los argentinos y terminar con el narcotráfico.

—¿Van a dejar flotar el dólar o será una devaluación administrada?
—La idea es que se fortalezca el peso. Entiendo la pregunta, pero refleja un temor, que es natural, a que tengamos una regresión como país, con corridas cambiarias. Estamos seguros de que va a haber un ciclo de inversiones y una normalización de la inflación que va a hacer que el peso se fortalezca más, con lo cual no vamos a estar tan preocupados por los instrumentos para contener el dólar, como ocurre en la mayoría de los países. La Argentina se ha comprado este problema por incapacidad del Gobierno.

—Para enfrentarlos es inevitable el ingreso de fondos.
—Hay inversiones que se han empezado a mover. En el mundo hay un enorme entusiasmo con lo que ha pasado en Argentina, y también hay una enorme cantidad de pesos y dólares en el país que han estado parados.

—¿Hubo sectores empresarios que les confirmaron inversiones?
—Sí. Doy un ejemplo: sectores industriales de Chile que quieren venir después del 10 de diciembre y traer una misión empresarial de primer nivel. Muchos no tuvieron interlocutores en estos años para poder trabajar. Lo mismo nos dijeron los gobernadores: todos nos han expresado que hay inversiones que estuvieron esperando a ver qué pasaba en la Argentina. Además, va a haber mucha inversión pública.

—¿Cómo se aumenta la inversión pública con un déficit de 7 puntos del PBI?
—Administrando mejor y también buscando financiamiento. Hay obras de infraestructura que se tienen que financiar con organismos internacionales a largo plazo. Hay proyectos licitados que están para avanzar y están parados.

—¿Incluye al FMI como fuente de financiamiento?
—El FMI no financia proyectos de inversión. Son el Banco Mundial, el BID y la Corporación Andina de Fomento.

—Puede aportar derechos especiales de giro.
—Sí, pero no sentimos hoy una necesidad de ir por ese lado.

—¿Van a asistir a la provincia de Buenos Aires para pagar aguinaldos?
—Es lo que nos vamos a encontrar cuando lleguemos. Hay una situación fiscal delicada en la Provincia y está claro que se la deberá apoyar. Lo cual no quita que a futuro se trabaje en una mirada lo más sana posible en lo fiscal en la relación con provincias y municipios. Lo que no podemos hacer es perder tiempo: si nos tomáramos seis meses para arreglar lo que se hizo mal, generaríamos un gran daño, nuestro desafío es ponernos en marcha y corregir en el camino.

—¿Van a recrear el Fondo del Conurbano?
—Es una prioridad, como el Plan Belgrano para el norte.

—¿Convocarán a Scioli, Massa, Stolbizer, Rodríguez Saá y Del Caño para un acuerdo?
—Sí, el 11 de diciembre, y en esos días a los 24 gobernadores. Todos (los presidenciales) acordaron encarar la mayoría de los temas de agenda, como el narcotráfico, la calidad educativa, la pobreza y la reforma electoral. Es momento de convocarlos y ver cómo llevar esos acuerdos para adelante y qué rol puede ocupar cada uno, aunque a algunos nos toque hacer oficialismo y a otros oposición. Es un primer paso positivo para ese nuevo ciclo político que queremos arrancar.

—¿Qué rol va a tener Elisa Carrió?
—Ella no va a cumplir un rol, va a seguir siendo diputada, es una de las personas que lideraron y que hicieron posible que Cambiemos exista con su generosidad y su visión en su momento. Dependerá de ella y de las conversaciones que tenga con Mauricio, pero por ahora ha planteado que va a acompañar desde su banca.

—¿Y Nicolás Caputo, el empresario de la construcción y amigo de Macri?
—En el gobierno no va a cumplir un rol. No cumple un rol de dirigente político, es una persona muy amiga de Mauricio Macri desde hace mucho tiempo y a veces un hombre de consulta, de referencia y de amistad. Pero no cumple un rol político hoy en el espacio ni el gobierno.

—¿Cómo va a resolver la incompatibilidad entre sus contratos con el Estado y ser uno de los grandes amigos del presidente?
—La transparencia del Estado tiene que ser el tema central. Vamos a un Estado que actúe de manera clara en materia de corrupción, de cómo se hacen las licitaciones y cómo se toman las medidas. No hay razón para que haya favoritismos ni conflicto de intereses.

—Lo mismo se podría aplicar a Angelo Calcaterra, el primo de Macri, quien tiene contratos como el soterramiento del Sarmiento. ¿Está la idea de que se autoexcluyan de licitaciones?
—No lo sé. No lo hemos conversado. Insisto en el valor de la transparencia de lo que se haga, que es el valor central. Y el presidente Macri ha planteado ser inflexible con cualquier cosa vinculada a la corrupción tanto del gobierno que entra como del que sale.

—¿Se debe acotar el juego?
—Es un tema que nos preocupa, pero es un tema provincial, uno puede hacer poco desde la Nación. No vamos a trabajar para promover la expansión del juego, lo que ya hay con derecho adquirido habrá que ver situación por situación.

—¿Pasarán a la Ciudad el Hipódromo y el Casino Flotante (de Cristóbal López)?
—Sí, eso está claro.

—¿Quién irá a la Agencia Federal de Inteligencia?
—Ya se va a anunciar. La inteligencia no puede ser usada como una herramienta política. Se tiene que enfocar en el crimen organizado y el combate del narcotráfico.

—¿Hay un plan de piquete cero?
—La mejor manera de minimizar los piquetes es incorporar el diálogo político.

—¿Va a haber consecuencias por los hechos de corrupción?
—Sentimos una demanda social para que no haya impunidad, pero se tiene que canalizar en el Poder Judicial.

—¿Qué relación imagina con La Cámpora?
—Ojalá que sea positiva. No tengo prejuicio contra nadie. A La Cámpora le va a hacer bien salir del Estado como proceso de crecimiento político.

—¿Algún llamado lo sorprendió?
—Obama, Cameron, Netanyahu. Desde lo interno, mucha gente. Se terminó la grieta. La única razón por la que existió la grieta fue por una decisión política del gobierno nacional de generarla.



Ezequiel Spillman / Damian Nabot