POLITICA UN ESTUDIO CLAVE, EN LA PELEA

Correo Argentino nombró nuevo abogado en su demanda al Estado

La empresa Correo Argentino SA, de la familia Macri, nombró a Ezequiel Cassagne como abogado de la firma en un juicio por daños y perjuicios contra el Estado por $ 2.300 millones.

Querella. Maffioli, CEO de Socma, controlante de la empresa. Cassagne, el letrado nombrado.
Querella. Maffioli, CEO de Socma, controlante de la empresa. Cassagne, el letrado nombrado. Foto:cedoc

La empresa Correo Argentino SA, de la familia Macri, nombró a Ezequiel Cassagne como abogado de la firma en un juicio por daños y perjuicios contra el Estado por $ 2.300 millones. El letrado es socio del estudio Cassagne, uno de los más importantes del país, e hijo de Juan Carlos Cassagne, fundador del bufet.

Mientras negociaba su deuda con el Estado por cánones impagos, calculada en casi $ 300 millones más intereses, Correo presentó una demanda para reclamar esos $ 2.300 millones al Estado por las inversiones realizadas antes de la re-estatización. El caso fue la razón por la cual la fiscal Gabriela Boquin acusó de “mala fe procesal” a la empresa de la familia Macri, ya que la firma no había informado en la negociación que estaba demandando a su contraparte. Ahora, Ezequiel Cassagne será el encargado de llevar adelante la demanda. El abogado sostuvo que “se planteó una defensa técnica y jurídica”.

Cassagne padre tiene una larga trayectoria en litigios contra el Estado y tuvo un rol protágonico durante las privatizaciones menemistas. Fue elegido por la revista Chambers and Partners como uno de los cien mejores abogados del mundo y en 2003 consiguió la orden de Caballero Legión de Honor del Gobierno de Francia. El año pasado fue homenajeado en la UBA. La presentación y el cierre estuvieron a cargo de Guido Santiago Tawil, el abogado elegido por Obedrecht para su defensa local por el supuesto pago de coimas.

El estudio Cassagne tiene entre sus socios a Máximo Fonrouge, quien encabeza la Asociación Será Justicia, una ONG que pidió al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, que no fallara a favor del Gobierno en la pelea que el kirchnerismo mantuvo con Clarín por la Ley de medios. Además, logró la suspensión de una serie de nombramientos de fiscales designados por Alejandra Gils Carbó.

El estudio Cassagne tiene entre sus clientes desde la Sociedad Rural hasta asociaciones de medios de comunicación, y medios como La Nación y PERFIL. “En los últimos 12 años defendimos a las empresas de los ataques del kirchnerismo”, aseguró Ezequiel Cassagne.

Las privatizaciones de los 90 le valieron a Cassagne padre una imputación en la causa Thales Spectrum, uno de los últimos escándalos menemistas. Entre los otros involucrados del caso está el propio Menem y otros funcionarios, quienes ya fueron elevados a juicio. El caso de Cassagne es el último que resta resolver. Allí es defendido por Ricardo Gil Lavedra. El ex legislador afirmó que Cassagne padre “no tiene ninguna responsabilidad”. Agregó que se trata de un expediente “sin objeto procesal” y que el cargo de Cassagne en la firma era meramente formal.