POLITICA DENUNCIARON VACIAMIENTO

Correo: quienes deben controlar a la empresa comparten abogados con los Macri

Habían solicitado fondos para pagar alquileres al grupo. Los síndicos que deben controlar comparten abogados con la familia.

PERFIL COMPLETO

Cibils Robirosa. Es presidente del Correo y director de Sideco Americana, a la que Correo le paga los alquileres.
Cibils Robirosa. Es presidente del Correo y director de Sideco Americana, a la que Correo le paga los alquileres. Foto:Cedoc Perfil

La empresa de la familia Macri, Correo Argentino SA, dio marcha atrás con el intento de retirar $ 422.973 y US$ 12.290 –unos $ 623.300– de sus cuentas congeladas. El objetivo era pagar alquileres a otra empresa de la familia presidencial: Sideco Americana SA, lo que fue calificado como un intento de vaciar Correo a favor del holding empresarial, como reveló PERFIL. Sin embargo, conservarán otros $ 4 millones que ya lograron retirar. Los movimientos de dinero fueron expuestos por la fiscal general Gabriela Boquín a fines de abril y dejaron a la empresa en la mira. Ahora, la situación también terminó exponiendo otro capítulo de posibles conflictos de intereses en el caso: los síndicos que deben controlar a Correo y los Macri comparten los mismos abogados.

Los letrados que representan a los síndicos generales, encargados de velar por los derechos de los acreedores de Correo, son Julio César Rivera y Beltrán Fernando Louge, socios del estudio Rivera & Asociados, especializados en derecho comercial, civil y societario. Ambos abogados fueron apoderados de empresas de los Macri, entre ella Transmetro SA, otra compañía que quebró. Así consta en la documentación a la que accedió este medio. También representaron al presidente Mauricio Macri.

Los abogados son quienes hacen las presentaciones ante la Justicia y ésta vez, resultan ser los mismos que representaron en varias oportunidades los intereses de la familia Macri.

Después del dictamen fiscal que expuso el supuesto desvío de fondos, los síndicos controlantes de la empresa presentaron un escueto informe defendiendo que el retiro de dinero para pagar alquileres a Sideco Americana –que comparte a su director con Correo–.

Los síndicos dijeron que consideran que no hay “irregularidades” en los desvíos de fondos de Correo y que los gastos de alquileres y servicios que la empresa le paga a Sideco Americana “corresponden a gastos propios del giro y costumbre de la deudora”, es decir, de Correo.

La función de los síndicos controlantes es también central en el concurso de la empresa. Se eligen por sorteo para garantizar su independencia de las autoridades de la compañía; deben vigilar el ingreso de los fondos y los gastos y mantener a la Justicia al tanto de los movimientos de dinero y las deudas de la empresa que están controlando. Cada mes, deben presentar un informe sobre el estado financiero de la empresa. Son, en resumen, quienes controlan a las autoridades de Correo para garantizar que los acreedores puedan cobrar lo que reclaman.

Correo tiene sólo tres empleados y cinco directores. No tiene utilidades ni actividad comercial. Y sin embargo, está pagando US$ 18 mil mensuales por cuatro oficinas; cargas sociales para gerentes de otras firmas del Grupo Macri; $ 113 mil mensuales por “gastos contables e informáticos”; y otros $ 40 mil mensuales en gastos de cocheras. Todos esos fondos vuelven al bolsillo de los Macri. Por eso la fiscal entendió que Correo estaba siendo vaciada, cuando todavía debe millones de pesos al Estado y debe negociar cómo los pagará. En 2016, logró una autorización judicial para retirar $ 1,6 millones y US$ 185.213 de sus cuentas congeladas para destinarlos a supuestos gastos de funcionamiento.

El abogado de Correo, Jaime Kleidermacher, desistió de reclamar los fondos el 12 de mayo, pero dejó por escrito su queja. “Los socios han decidido aunar sus esfuerzos y solventar con aportes propios el giro normal de la empresa”, escribió. Y apuntó contra la fiscal: “Intentamos de esta manera evitar seguir alimentando el circo mediático propuesto por la señora fiscal”. Claro que la empresa no renuncia definitivamente a los fondos denunciados, sino que lo deja en suspenso.


Los abogados, también en el divorcio

Por Patricia Blanco

Una vez más, la nube "conflicto de intereses" se asomó en tribunales por la causa Correo: dos abogados de la sindicatura general, que dieron el visto bueno al polémico acuerdo entre el Estado y el Correo, fueron abogados del presidente Mauricio Macri en uno de sus divorcios. Así lo revelaron los abogados Julio César Rivera y Beltrán Fernando Louge, al declarar días atrás en la causa en la que quedaron imputados Macri y el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, entre otros. Según pudo saber Perfil, al declarar como testigos, ambos explicaron que conocían "al ingeniero Mauricio Macri" y dieron el contexto: ambos lo representaron en el divorcio con Isabel Menditeguy en 2005. Hecha la sal edad, los abogados juraron ser veraces en sus dichos y dieron detalles sobre su intervención en el caso.