POLITICA TRAS LA MUERTE DE PETRACCHI


Corte: ya resuenan entre oficialistas y opositores los posibles candidatos

Tras la muerte del juez de la Corte, se movilizan los cimientos del máximo Tribunal del país. Se viene un 2015 de extrema tensión al que se suma la partida de Eugenio Zaffaroni, aliado del Gobierno. 

Al fallecimiento de Petracchi, se suma la inminente jubilación de Zaffaroni.
Al fallecimiento de Petracchi, se suma la inminente jubilación de Zaffaroni.
Foto:CIJ

Como un poder del estado, la Justicia, es una herramienta fundamental para el ejercicio del mismo, y el Gobierno se enfrenta al desafió de lograr posicionar una espada en el último eslabón judicial con poder de resolución en causas sensibles.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La Corte, es un órgano político y como tal, en un año preelectoral, será más que nunca, foco de la puja entre la Cámpora, la oposición y  los presidenciables Mauricio Macri, Sergio Massa y Daniel Scioli.

Como parte de su trayectoria, Enrique Petracchi, se destacó como un juez que puso límites al poder, y así lo señalan los entendidos.

Reconocimiento. Enrique Petracchi, fue un juez “full life”, un gran juez de la Corte Suprema, un gran defensor de la Constitución, con una trayectoria impecable, un juez decano, una pluma a través de sus fallos, quien permitió que la democracia en nuestro país se desarrollara y se consolidara, un ejemplo de modelo de magistrado que proyectó en su votos la limitación al poder”, explica el constitucionalista Andrés Gil Dominguez.

“Tuvo fallos brillantes como en defensa de la libertad como fue el caso Bazterrica – a favor del uso privado de estupefacientes,” destaca el jurista. En el caso, la Corte defendió la esfera de la libertad personal exenta de la valoración de los magistrados y en su voto Petracchi sostuvo que el adicto al consumo de estupefacientes es un enfermo, y debe ser tratado como tal, planificando sistemas de ayuda y reincorporación a la sociedad”.

“Fue un defensor de los derechos de la comunidad homosexual argentina, de la libertad de expresión, de los derechos a asociarse, de la no discriminación, no sólo desde lo formal sino desde lo intelectual. Un juez que defendió con fuerza y ahinco los derechos, se destacó por su pluma con una profundidad argumentativa notable con una densidad digna de ser destacada, y desde ese punto de vista es una pérdida para el Máximo Tribunal”, continúa Gil Dominguez.

“Fue un juez que estuvo desde 1983, con el inicio de nuestra democracia, fue uno de los magistrados independientes en las cuestiones sensibles al poder. No olvidemos que Carlos Menem, en su momento nombró jueces afines a su postura y con eso lograba tener la mayoría de la Corte, y en aquellas cuestiones donde había intereses políticos del Gobierno, ese tribunal supremo votaba con el Ejecutivo, pero Petracchi estaba en la vereda del frente y votaba en contra”, explica el constitucionalista Félix Loñ.

Petracchi fue quien impulsó durante el ejercicio de la presidencia en la Corte en 2004 y 2006, la publicación de las sentencias en internet, cuando todavía la tecnología no era masiva como ahora, explica un asesor del ministro.

Sucesión. “La ley 26.183, impulsada por el Kirchnerismo que redujo de 7 a 5 los miembros de la Corte, por lo que, hasta que no exista una vacante, funcionará con cinco miembros con una mayoría de tres votos”, detalla Gil Dominguez.

“Eso es lo único que cambiará por el momento, antes se necesitaban cuatro votos, ahora con tres habrá mayoría, salvo que ante un empate deberá recurrirse a un conjuez originario de la Corte que será elegido entre los presidentes de las Cámaras Federales”, explica el especialista. Sin embargo, la tensión en la Corte existe desde principio de año, cuando el tema de la sucesión se transformó en prioridad.

En los últimos días, trascendió que el ministro Eugenio Zaffaroni, alineado con el kirchnerismo, presentó el 1° de octubre ante el Consejo de la Magistratura su trámite jubilatorio. Esto determina que a partir de diciembre de este año, ya existirá la vacante que enfrenta a todos los presidenciables con el oficialismo.

Según fuentes judiciales, los actuales ministros preferirían mantener la Corte con cuatro miembros, hasta tanto, un nuevo Gobierno arribe al mando. Sin embargo, la partida anticipada de Zaffaroni, quien por jurisprudencia del Tribunal podría continuar en su cargo durante todo el 2015, sería una estrategia del oficialismo para intentar nombrar a un juez afín en la última instancia judicial del país.

Zaffaroni, además, sería asesor en el entramado político que se construye en el país y en la ciudad de Buenos Aires para garantizarle al Kirchnerismo futuro político en lugares claves.

El oficialismo tiene el obstáculo de que su candidato durante el 2015 deberá pasar los dos tercios del Senado en el ocaso de la gestión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y durante un año electoral. “El problema es que se necesitan dos tercios de los presentes en el senado y el oficialismo no los tiene por lo tanto no podrá poner al hombre que ellos quieran que sería un ultrakirchnerista o alguien de la Cámpora, pero saben que no lo van a lograr. Si bien son los dos tercios de los presentes, la minoría dará batalla”, explica el constitucionalista Félix Lön.

Entre los candidatos del oficialismo, pese a su interés de que sea nombrada la actual Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, que no pasaría la anuencia de la Cámara Alta, están los penalistas Léon Arslanian y Ricardo Gil Lavedra. La impronta sería del Secretario de la Legal y Técnica, Carlos Zannini, con miras a blindar el avance judicial sobre causas sensibles al Gobierno post 2015.

Arslanian, ex camarista y ministro de Justicia del ex presidente Carlos Menem y ministro de Seguridad bonaerense en la gobernación de Felipe Solá, mantiene aceitados vínculos con el oficialismo y de hecho lidera la lista de conjueces ante la Corte, pese a una catarata de impugnaciones en pleitos de magistrados por la supuesta inconstitucionalidad de su nombramiento. En tanto, Ricardo Gil Lavedra, ex diputado radical, lideró la defensa del fiscal José María Campagnolli, apartado por la Procuradora Alejandra Gils Carbó por haber investigado al empresario Lázaro Baez.

Sin embargo, Gil Lavedra, mantiene excelente relación por sus nexos académicos con el ministro de la Corte, Eugenio Zaffaroni con quien redactó el texto del nuevo Código Penal.Además, Nicolás Gil Lavedra, hijo del jurista ha sido  director de la película “Verdades Verdaderas” sobre la historia de Estela Carlotto en la búsqueda de su nieto “Guido”.

Pero, resuenan otros nombres como el presidente de la Cámara Penal Económica, Marcos Grabivker o el juez de la Cámara Nacional electoral Alberto Dalla Via.

En tanto, los presidenciables, Sergio Massa, Daniel Scioli y Mauricio Macri, ya dan pelea y pretenden nombrar al próximo ministro.

El massismo junto al radicalismo podrían señalar al ex senador kirchnerista, Nicolás Fernández, nexo para que el actual presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti llegara al Máximo Tribunal.

Algunos asesores de senadores radicales, sugieren los nombres de Antonio María Hernández, constitucionalista y miembro de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba, ex diputado nacional, como el camarista Civil y comercial Francisco De las Carreras, quien defendió la libertad de expresión en la causa por la Ley de Medios. Ambos juristas de destacada trayectoria.

Sin embargo, ni oficialismo, ni oposición, descartan a la jurista Aída Kemelmajer de Carlucci como la “indicada” en este momento para asumir el quinto cargo que dejará vacante Zaffaroni.

Kemelmajer participó de la Comisión redactora del Código Civil y Comercial junto a Ricardo Lorenzetti y Helena Highton de Nolasco, y mantendría una línea independiente en las causas, explican voces cercanas a los ministros.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Enrique Petracchi
  • Eugenio Zaffaroni
  • reemplazo
  • sucesión
  • Corte Suprema de Justicia de la Nación
  • carrera judicial
  • vida