POLITICA

Crece la tensión en Tierra del Fuego y continúa la toma de la Casa de Gobierno

Los docentes aseguran que no se irán mientras desde el gobierno afirman que no negociarán en esa situación.

Foto:DYN

Crece la tensión en Tierra del Fuego luego de cinco días en los que la gobernadora, Fabiana Ríos, no va a trabajar a su despacho, en el marco de una toma de la Casa de Gobierno.  Ni los docentes, agrupados en SUTEF y a cargo de la protesta, ni los funcionarios provinciales piensan bajar la guardia y el acercamiento parece cada vez mas lejano.

Los trabajadores docentes señalaron ante Perfil.com que no cesarán la toma de la casa de gobierno hasta tanto no se llegue a un acuerdo salarial. Del otro lado, y también ante este portal, funcionarios del gobierno aseguran que no hay chances de negociar en estas condiciones.

Cifras. El salario docente en la ciudad más sureña de la Argentina es, en promedio, de 4 mil pesos, muy por debajo de otros sectores de la administración pública local o del ámbito privado. El conflicto de fondo es el aumento de salario. Los docentes reclaman ganar 6800 por mes, pero la gestión de Fabiana Ríos no quiere pasar la barrera de los 5950 pesos, una diferencia de casi mil pesos por salario. En la provincia hay, actualmente, 7 mil docentes en función.

Larga negociación. La primera oferta de Ríos llegó en febrero y planteó un aumento del 8% para el primer trimestre del año, sometido a negociaciones. La cifra enfureció a los gremios. Luego, llegó por decreto un aumento del 23%. Pero lo inexplicable para los docentes es que a fines del año pasado la Legislatura le había dado a la gobernadora un plus de casi 300 millones de pesos para utilizar en Salud y Educación.

Con el recrudecimiento del conflicto, los legisladores provinciales decidieron dar un paso al frente y aprobaron la Ley 288, la cual incluyó a los docentes en ítems que les aumentaban los sueldos. La negociación volvió a frenarse. Ahora se habla de un diferencial de 15% entre lo que piden los docentes y la oferta del Estado.

El secretario General del sindicato docente, Raúl Arce, habló con Perfil.com y consideró que "hubo un congelamiento que nos llevó a protestar, lo que trajo un rencor personal de la gobernadora y los docentes fuimos perjudicados. Actualmente ganamos menos que un portero", graficó.

Arce criticó la propuesta, al señalar que "el IPC determina que el costo de vida acá es superior a 11 mil pesos" y reiteró que "no estamos tomando el edificio, sino permaneciendo en el mismo hasta que haya una solución". Sobre las especulaciones de que el trasfondo sea una interna política, lo desmintió tajantemente: "Nos apoyó el FPV pero también sectores de la UCR, Movimiento Popular Fueguino y peronistas disidentes"

El jefe de gabinete local, Guillermo Aramburu habló con este portal y describió la situación que se vive en la casa de gobierno: "Los docentes hacen conferencias de prensa en mi despacho. Así no se puede negociar. Una cosa es discutir un salario, otra una toma de edificio público", planteó.

"Ellos piden un un 50% de aumento y nosotros ya les ofrecimos más de un 33%. No se entiende. Hoy hacen una medida ilegal, tenemos que exigir que se vayan, se puso en jaque la institucionalidad. Esto es un asalto a la casa de Gobierno", finalizó.

Según pudo confirmar este portal, cerca de las 16 la gobernadora citó al Consejo Económico Social (representados todos los estamentos estatales, aunque no el conjunto de los docentes) para buscar destrabar el conflicto que dejó en máxima tensión a la provincia.

(*) de la redacción de Perfil.com.



Ramón Indart (*)