POLITICA TRAS EL DESALOJO

Cresta Roja: reunión clave con compradores para salvar la firma

PERFIL COMPLETO

Los obreros de la empresa avícola Cresta Roja pasaron la Navidad cargada de expectativas, luego de una semana en la que se convirtieron en el centro de la atención pública luego de meses de conflicto laboral.
“Nos anunciaron que el lunes se juntará el Gobierno con algunos posibles compradores de la compañía, algunos de origen argentino y otros brasileños y mexicanos”, explicó a PERFIL el delegado Julio Gramajo, quien participó de las reuniones con la cartera laboral representada por el ministro Jorge Triaca. “El martes tendríamos entonces un panorama más claro de la situación para poder decidir los pasos a seguir”, agregó Gramajo. Ese día se cumplirá, también, una semana desde que los trabajadores fueran desalojados de dos carriles de la autopista Riccheri.
El corte en la autopista Riccheri, principal acceso al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en protesta por el cierre de la compañía y el despido de todos los trabajadores, se convirtió en el primer conflicto social del gobierno de Mauricio Macri y generó polémica por la orden de desalojar la vía a través de la Gendarmería. El episodio terminó con disturbios e incidentes, un grupo de manifestantes se resistió al desalojo y la fuerza de seguridad respondió con balas de goma. Hubo heridos.

El conflicto. Luego de casi un año y medio de conflicto –agravado en las últimas semanas debido a que los obreros no cobraron ni salarios ni aguinaldos–, finalmente la Justicia determinó la quiebra de Cresta Roja, que pertenecía a los hermanos Milenko e Ivo Rasic.
El pasivo oficial de la compañía se eleva a $ 1.200 millones, cuya liquidación se realizará en el marco del proceso de quiebra, de modo tal que la empresa pueda ser vendida a otros interesados en sostener la producción y la fuente laboral.
Las reuniones entre los representantes sindicales con el Ministerio de Trabajo luego de varias jornadas de corte de ruta –y luego de que el sindicato de la alimentación de Rodolfo Daer decidiera un paro en solidaridad con el conflicto– derivaron en esta salida.
El Gobierno debió responder a algunas de las demandas de los obreros y el Estado aportó alimento para las gallinas y los pollos que permanecen en las granjas, $ 4 mil mediante el programa Repro y bolsones de alimento para cada trabajador.
En espera del resultado de las tratativas, los trabajadores –que permanecen en la empresa– anunciaron que no tienen previstas medidas de lucha ni cortes de ruta, por el momento, tras varios meses de conflicto laboral.



Diego Rojas