POLITICA

Cristina habló de la cantidad de pobres, el número más tabú de la Patria K

En medio de la polémica por la falta de índices oficiales de pobreza, la Presidenta mencionó el tema en su discurso del 25 de mayo.

Foto:Cedoc

"Mientras haya un sólo pobre en la Patria, estaremos en deuda con ella", dijo hoy la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al momento de celebrar el 204º aniversario de la Revolución de Mayo. Lo que no dijo, en cambio, es cuántos pobres hay en la Argentina después de la "década ganada". De esta forma, la mandataria volvió a hacer mención al nuevo tema tabú del kirchnerismo.

La polémica comenzó el mes de abril cuando, después de admitir la inflación, se esperaba que el ministro de Economía Axel Kicillof informara el índice de pobreza correspondiente al segundo semestre de 2013. Pero, el mismo día en el que estaba pautado el anuncio, la conferencia de prensa fue suspendida de manera inesperada por el INDEC.

Pese a los reiterados pedidos, ninguna autoridad del Palacio de Hacienda explicó por qué se había suspendido la conferencia, ni para cuándo se pasaba. El esperado anuncio del índice oficial, más de un mes después, brilla por su ausencia. En marzo, la jefa de Estado había elogiado a su gestión y sostuvo que los números de pobreza eran alentadores. Sin embargo, los números para sostener esa afirmación, no aparecieron nunca.

Al igual que sucedió con la medición de la inflación, cuando escaseban las cifras oficiales, los analistas y medios se hicieron eco de las estadísticas elaboradas por organismos privados. Dos días después de que el ministro suspendiera el anuncio, el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) informó que la tasa de pobreza volvió a subir en el último trimestre de 2013 y alcanzó al 27,5 por ciento de las personas y el 17,8 por ciento de los hogares.

El informe también destacó que los niveles de indigencia por personas tuvieron una leve baja del 5,8 al 5,5 por ciento, en tanto se mantuvo en el 3,2 por ciento medida por hogares. Cuando estas cifras tomaron relevancia pública, a diferencia de la actuación del exsecretario de Comercio Interior Guillermo Moreno que multaba a las consultoras que informaban sobre la inflación, el Gobierno salió a desmentir el informe de la UCA pero de una forma particular: sin cifras que se le contrapongan.

La insólita defensa. "Para nosotros la pobreza no es una estadística o un número, trabajamos para ellos con la creación de 6 millones de puestos de trabajo, o con la creación de la Asignación Universal por Hijo (AUH)", espetó el secretario de Presidencia Oscar Parrilli, 24 horas después de conocidos los números.

La polémica por los índices de pobreza causó revuelo en las entrañas del kirchnerismo. La CTA oficialista, comandada por Hugo Yasky, difundió hace dos semanas su propio índice de pobreza. La central obrera advirtió que la tendencia es ascendente: alcanzó a 7,6 millones de personas durante el último trimestre de 2013 y la indigencia a 1,8 millón de personas. 

En ese momento, el encargado de salir al cruce de Yasky fue el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. "Pareciera que no se valoran las políticas activas del Gobierno", le reprochó el gobernador de Chaco al sindicalista. Y fustigó: "La oposición, para tener visibilidad, constituye centros de estudios, ponen a economistas y logran, con datos parciales, sacar conclusiones políticas".

Los reclamos de la oposición no cesaron. El episodio le costó al Gobierno una denuncia. Llegó de la mano de los dirigentes del Frente Amplio Unen que demandaron a  Cristina y a Kicillof por el "ocultamiento" de los índices de pobreza. La causa recayó en el juzgado a cargo de Sebastián Casanello. "El principal problema de la Argentina es la desinversión y la falta de confianza porque las política del kirchnerismo siempre fue la falsificación de la estadística pública", explicó el senador Fernando Pino Solanas, uno de los denunciantes.

Hoy, la mandataria volvió a mencionar el tema pero -en sintonía con las presentaciones anteriores- faltaron los números. "Hicimos mucho, pero todavía falta", sentenció Cristina, ante una Plaza de Mayo colmada. Lo que no les contó a esas agrupaciones que la aplaudían con euforia es cuánto falta.


Redacción de Perfil.com