POLITICA A HORAS DE SU LLEGADA


Cristina recibió en Olivos a los familiares de Hilda Molina

"Más que con la Presidenta, fue una reunión con una madre de familia", dijo el hijo de la médica cubana. Le agradecieron sus gestiones.


Foto:Télam
Durante un encuentro que duró casi una hora, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió hoy en la Quinta de Olivos a Roberto Quiñones y Verónica Scarpatti, hijo y nuera de la medica cubana disidente Hilda Molina, quien llegará mañana al país tras ser autorizada por el gobierno castrista a salir de la isla caribeña luego de 15 años de gestiones.

 

La neurocirujana Hilda Molina, otrora militante de la Revolución Cubana, se distanció del régimen castrista en 1994, e inició entonces gestiones ante autoridades de la isla para poder viajar a la Argentina y ver a su familia, lo que finalmente concretará mañana a las 6, hora a la que esta prevista su llegada al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en el vuelo 454 de la Compañía Panameña de Aviación (Copa Airlines).

 

En la Argentina residen la madre de Molina, Hilda Morejón, de 90 años, gravemente enferma e internada en el Hospital Tornú, su hijo y su nuera, además de sus nietos Roberto Carlos, de 13, y Juan Pablo, de 8, a quienes nunca vio en persona.

 

"¿La madre sabe que viene?", fue lo primero que preguntó la Presidenta a los familiares de Molina, a lo que su nuera respondió: "Todavía no, se lo vamos a decir muy despacito". En el living de la residencia presidencial, Fernández de Kirchner compartió un sillón de tres cuerpos con Verónica y su hijo menor, a quien describió como "azorado", por la situación que le toca vivir, a horas de conocer a su abuela, y retratado por los reporteros gráficos que cubrieron el encuentro.

 

A la derecha de la Presidenta se ubicaron Quiñones y su hijo mayor: "Quiero expresarle nuestro agradecimiento", dijo el hijo de Molina a la Presidenta para abrir el encuentro, que se extendió casi 60 minutos a partir de las 18, justo cuando en La Habana comenzaba el vuelo de la médica disidente.

 

Tras la entrevista con la Presidenta, en conferencia de prensa, Quiñones dijo que le dieron "las gracias, como familia, por el trabajo de tantos años que tanto ella como el doctor Kirchner han hecho por nuestro caso. Está tan contenta como nosotros. Fue una reunión más que con la Presidenta, con una madre de familia", destacó.

 

"La Presidenta nos dijo que no se dejó de trabajar, que a veces las gestiones bien discretas, respetuosas y cuidadosas dan mejor resultado que emplazar públicamente a las autoridades cubanas", reveló el médico, que extendió su agradecimiento "a los miembros de los demás partidos políticos, a la opinión pública, a las Madres y Abuelas de la Argentina, a la gente sencilla y a la prensa".

 

Tras remarcar que "mañana, si Dios quiere, esta familia va a estar reunificada", pidió "mirar para el futuro, no para atrás, sin resentimientos ni bronca. Somos otra familia más, que nos interesa la reunificación. Lo demás no tiene sentido", aclaró.

 

En tanto, la nuera de Molina dijo que la neurocirujana le pidió tener "a sus dos nietos adelante" en el Aeropuerto, "para que lo primero que toque en la Argentina sean ellos. Vamos a ir a casa para tener intimidad y despues a ver a la abuela, que está internada", agregó.

 

La conferencia de prensa terminó con un pedido de "apertura" al gobierno de Raúl Castro: "Ojalá que estos permisos que se requieren en Cuba para salir del país se empiecen a revisar y que sea uno de los temas en los que haya apertura, que no haya tanta restricciones".

 

"Cuando eso pase, se respete a la persona que tiene una opinión que no sea la oficial, los cambios serán mayores. Con el caso nuestro es un cambio", terminó Quiñones.

 

Fuente: DyN

 



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Cristina Fernández
  • Hilda Molina
  • régimen castrista