POLITICA JUSTICIA


Cristina recusó al juez Bonadio por "enemistad manifiesta"

La expresidenta arremetió contra el magistrado en el escrito que presentó ante la Justicia. Los reproches.

Cristina insiste con apartar a Bonadio de las causas que investiga en su contra.
Cristina insiste con apartar a Bonadio de las causas que investiga en su contra.
Foto:Dyn
La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner recusó este viernes al juez federal Claudio Bonadio por “enemistad manifiesta” en la causa en la que se investigan presuntas irregularidades en el manejo de la sociedad Los Sauces, que controla uno de los hoteles de la familia Kirchner en Santa Cruz. La ex jefa de Estado arremetió contra el magistrado al recordar su pasado judicial. 

“Ejercer en su juzgado siquiera mínimamente el derecho de defensa que me asiste por imperio constitucional, o el de ser juzgada por un juez imparcial resultan una verdadera utopía”, embistió Fernández de Kirchner. Mediante un escrito de 33 páginas firmado por su abogado, Carlos Beraldi, la exmandataria reclamó que “a partir de este momento se abstenga de realizar cualquier nuevo acto instructorio”. 

En el texto, la expresidenta repasó la historia judicial de Bonadio, y le recordó que fue apartado de una causa judicial tras una recusación del ex ministro de Economía Domingo Cavallo por ser uno de los “jueces de la servilleta”. Además, aprovechó para recordarle al magistrado su antigua relación con Carlos Corach, ex ministro del Interior del gobierno de Carlos Menem.

“A raíz de su incesante y persistente desempeño reñido con elementales postulados de un Estado de Derecho usted debe ser el juez del fuero que registra la mayor cantidad de resoluciones revocadas por los tribunales de Alzada; tales excesos, intolerables desde un punto de vista jurídico y ético, determinaron que sea apartado por sus Superiores de diversas investigaciones”, puntualizó.

En ese contexto, le recordó los cuestionamientos “nada más ni nada menos que la causa por las irregularidades cometidas en la investigación del atentado a la AMIA”. En cuando a la causa “Dólar Futuro”, en la que Bonadio la procesó, la exmandataria la calificó como “un verdadero leading case en materia no sólo de arbitrariedad, sino también de prevaricato”.

“Al dictar mi procesamiento –por cierto, vacío de todo fundamento probatorio y jurídico- hizo propicia la oportunidad para exteriorizar numerosas críticas de naturaleza política en contra de mi gobierno, las cuales resultan totalmente impropias de una resolución judicial”, añadió.